Ir a Foster’s Hollywood… y salir con hambre

Esta es una vieja historia.

Hacía tiempo que un runrún había tomado la ciudad. Un rumor que se había hecho con las calles y no las soltaba. En el trabajo no paraban de repetirlo. Doblabas la esquina y los abuelos ya no querían saber de las obras (qué mal ha hecho la crisis del ladrillo). En la radio no hablaban de otra cosa. Encendías la tele… y ahí estaba la mierda de Sálvame. No hablaban de ello.

Pero yo lo soñaba: “… … … no te puedes comer dos hamburguesas del Foster’s”. “NO TE PUEDES COMER DOS DEL FOSTER’S”. Como un mantra una y otra vez en la cabeza: “(…) no te puedes comer dos del Foster’s, no te puedes comer dos del Foster’s, no te puedes comer dos del Foster’s, no te puedes comer dos del Foster’s, no te puedes comer dos del Foster’s, no te puedes comer dos del Foster’s, no te puedes comer dos del Foster’s, no te pue…”.

Y yo, sinceramente, me reía. ¿Qué tienen de especial como para no podérmelas comer? Me reía… y mucho. Y claro, no te puedes ir riendo siempre. No hay mandíbula ni que decoro que lo aguante. Hay situaciones que, seriedad no sé si es lo que exigen, pero al menos sí que no te rías. Un entierro, una boda, una mamografía…
Cierto es que son dos hamburguesas bien grandes… pero lo buenas que están lo compensa todo. No hay miedo, HAY QUE HACERLO.

Comerse dos hamburguesas no es una cosa que se disfrute en soledad (Onán es más bien de digestiones pesadas) así que intenté convencer a un colega. Mis amigos se apuntan a bombardeo cuando se trata de comer; así que después de muchos amagos tras varias visitas al Foster’s Hollywood, por fin le convencí para hacerlo. Lo de las hamburguesas. Era el gran día… ¡nuestro Gran Día había llegado al fin! Tamaña hazaña necesita público, aplausos, emoción y un cierto grado de admiración. En definitiva: necesita de gente ante la que fardar un poquito y que extiendan la leyenda, que si no, no te creen. Fue anunciarlo y una marea de 4 personas se apuntó a acompañarnos. Pocos, sí, pero haciendo ruido ganan por goleada a cualquier tsunami conocido. Justo la clase de groupies que necesitábamos.

Nos sentamos y llega el momento de pedir.

– Que pidan ellos primero – digo, refiriéndome al resto.

Todos piden y el camarero se dirige a nosotros.

– A ver… hoy vamos a hacer algo un poco especial. Así que por eso pedimos los últimos para que no haya líos – digo yo.
– De acuerdo… Díganme.
– Bien… pide tú – le digo a mi colega.
– Quiero 2 Director’s Choice grandes, al punto con patatas fritas – dice
– OK – responde el camarero.
– ¿Verdad que no es tan raro que te pidan 2 por persona? La gente flipa por ahí con eso… – digo yo.
– No – contesta escuetamente.
– Ya lo decía yo… bueno, yo quiero también 2 Americanas grandes al punto con patatas fritas.
– OK – responde.
– Ha quedado claro entonces que él pide 2 y yo otras 2, ¿no? – digo yo
– Sí… ningún problema – finaliza el camarero.

Pues a esperar. Ese día tenía hambre. La gusa me recomía por dentro más que de costumbre. Me ardían las calorías. Así que “el reto” no peligraba.

Llegan las viandas… hamburguesas para todos. Y por supuesto llegan las 2 Director’s Choice. La carga es grande y la camarera no puede con todo.

– Ahora viene la tuya.

El plato impresiona, así que esperamos para hacer una buena foto de las 4 hamburguesas. Nosotros no lo hacemos todos los días. Parece que otros sí. 300 segundos más y no llega mi plato (en las Termópilas esperaron menos). Total, y como lo primero es lo primero (comer caliente, por supuesto) le digo a mi compañero que empiece, que ya vendrán las mías.

Y comienza, vaya si comienza… una cae bien rápido, antes de que llegue al estómago y empieza con la segunda. Yo ya estoy devorado por dentro y me empiezo a poner nervioso.

– Ahora viene lo tuyo – me asegura una camarera, aunque lo que yo quiero son mis platos.

La ingesta continúa… ahora ya parece que cuesta… que no entra tan bien. Sufre un poco con la segunda. A mí se me empieza a ir el hambre. Esto se está estropeando. Se me acerca una camarera y me pregunta:

– ¿Qué habías pedido tú?
– 2 Americanas grandes al punto con patatas fritas – ya me lo sabía de memoria.
– De acuerdo, voy a mirar.

Finalmente mi colega termina. Le ha costado. Un poco, tampoco os vayáis a pensar. Y yo sigo sin mi plato. Todos habían terminado ya. Y yo con mi mantelito huérfano de hamburguesas. Bueno… todavía podría comérmelas. Será por hueco.

– ¿Falta mucho? – le pregunto a una camarera que pasaba.
– ¿Qué has pedido? – me pregunta ella.
– 2 Americanas grandes al punto con patatas fritas – no se me había olvidado.
– Un momento, que lo miro – dice.

“Lo miro”… y nada. Porque pasan 10 minutos y nada. En ese momento la mala hostia ya me había llenado el estómago y la digestión no tenía pinta de ser ligera.

– Perdona, no me traigáis nada ya… no pienso cenar – le comento a una camarera que pasaba.
– ¿Qué has pedido? – de nuevo…
– 2 Americanas grandes al punto con patatas fritas, pero ya no las traigas.
– Un momento…

Un momento (largo)… y aparecen 2 hamburguesas. 2 que no había pedido. Yo creo que no eran grandes (el tamaño que yo había pedido) y encima llevaban queso. ¡QUESO! Cuándo es de sobra conocido la verdadera aversión que tengo yo por el queso.

– Toma – dice la camarera.
– No, no… llévatelas. Ya te he dicho que no iba a cenar ya. Y además no son las que he pedido… llevan queso.
– Un momento que te lo quito… – dice
– No, no – insisto.

Bueno, pues se lo lleva y vuelve.

– Toma.
– Que te he dicho que NO. Además yo no puedo tomar queso por mucho que se lo hayas quitado. Que no.

Y se las lleva. Ya está… zanjado… al menos no me voy a llevar un mal rato. Me han jodido con lo del reto del Foster’s.

Pero no… hay más. Aparece la encargada. Hemos ido muchas veces y nunca la habíamos visto. Pues existe.

– Hola señor. Siento mucho el error. Si lo puedo subsanar – comenta.
– Hola. No, la verdad… ya han terminado todos de cenar… y a mi ahora ya no me apetece – respondo; en realidad sí me apetece, qué coño, pero para cojones los míos: que no me toreen.
– Mira, es que tenemos un cocinero nuevo y se han hecho un lío con la comanda. Como aparecían más hamburguesas que personas, se ha hecho un lío.

¡UN MOMENTO! ¿Entonces es verdad que no es tan común lo de las 2 hamburguesas por estómago? ¡HOSTIAS! Pues al final sí que esto tiene valor. Y eso que el camarero decía que sí, que era normal… ¡HOSTIAS! A ver si el camarero NO SE HA ENTERADO DE ABSOLUTAMENTE NADA… ¡HOSTIAS! ¿De nuevo estrenando cocinero en otro sitio? Estrenamos más cocineros que pantanos el Régimen. No, si al final hasta me van a poner a dieta.

– Ya pero… – intento decir yo.
– Mira, hacemos una cosa… yo te traigo un costillar que no me cuesta nada y cenas – propone ella.

¡OJO! Es el plato más caro de la carta y además había ganas de probarlo desde hace tiempo… ¿qué hago?

– No, no, no…

¿HE DICHO NO? ¿¡¿¡¿Pero qué coño me pasa?!?!?

– … mira, hoy habíamos venido a hacer algo especial. Él se comía 2 grandes y yo otras 2 grandes. Y no ha podido ser. Teníamos mucha ilusión con esto, llevábamos mucho tiempo queriendo hacerlo, pero finalmente no hemos podido.

Parece menterio que haya sido tan lapidario… pero estaba bien jodido.

– Lo siento mucho, de verdad – dice ella con la cabeza baja y la vergüenza en las antípodas.
– Bueno, no pasa nada. Otra vez será – corrijo yo, con un tono mucho más amable.
– Si te puedo invitar a algo… – ofrece ella.
– Bueno, pues a lo que me estoy bebiendo ya que lo había pedido… – digo yo.
– De acuerdo y de nuevo, lo siento – termina la encargada.

Nos sacaron la cuenta, invitaron a unos cafés, pagamos y nos fuimos. Con un sabor agrio y algunos un poco empachados. Nos tomamos algo en un bar y terminé cenando en La Bocatería de Guille “un-salchicha-bacon”. Todo un clásico también de otras noches amargas de nocturnas salidas. Me costó, porque el bocadillo acabó nadando en frustración: a mis jugos gástricos a veces les da por la tragicomedia.

El reto hasta hoy está maldito. Tampoco tendría mucho sentido intentarlo. Ya estaba visto: se puede. Es como decirle a Sergei Bubka: “¡eh Sergei!, ¿a qué no saltas ese bordillo?” Absurdo.

Algo de razón tienen los sabios cuando dicen: “NO TE PUEDES COMER DOS DEL FOSTER’S”.

Advertencia: LAMENTABLEMENTE Foster’s Hollywood ha cerrado. Habíamos vuelto muchas veces más a Foster’s Hollywood. Era un sitio muy del gusto de la Gula insaciable y de las cosas bien hechas. Esto sólo fue un hecho aislado. Deseando una pronta reapertura en la cercanía geográfica guardaremos 2 horas de digestión por tan desafortunada pérdida.

Firmado: Lawrence Sarabia y El Subcomandante Farnsworth.

1461091_10201004436334498_1553914901_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s