Música e Involución: la huella del 23-F

Advertencia: esta entrada es un ejercicio de retórica satírica y caricaturesca. En ningún momento pretende ofender a ninguna persona o ideología ni tampoco representar las opiniones personales de los autores de este blog. Si no te lo puedes tomar con humor, es mejor que no la leas.

1. La Fuerza Del Destino (Mecano, 1988)

* Extracto del libro “101 canciones para un melómano reaccionario” (Juan Carlos Bacigalupe, Ediciones Plus Ultra, Salamanca, 2003).

Chico conoce chica. Chica pasa de chico. Chico insiste y la chica acepta al tiempo. Bajo este convencional esquema de canción de tres al cuarto se esconde una de las canciones clave de la extrema derecha española. Porque, se mire como se mire, ésta se lo debe todo al pensamiento del llamado búnker (la derecha inmovilista) y por extensión a la de Blas Piñar, su principal ideólogo. De hecho se retroalimentan, pues la obra cumbre de este último, Fieles al 18 de Julio, parece querer presentarse como un corolario de la de Mecano.

El título ya deja claro que nos encontramos ante una algazara tardofranquista a mayor gloria de los principios del Movimiento. Sólo hace falta acordarse de esa acertada visión que los yugos y las flechas tenían de España: España es una unidad de destino en lo universal. Os suena, ¿verdad? Claro, ahí se encuentra el centro sobre el que gravita la letra compuesta por Nacho Cano, que no es sino una reivindicación del testamento que nos legó la Cruzada Nacional. La Historia (con mayúsculas) nos ha enseñado que hay que tener fe en que los buenos momentos siempre volverán, y que, por eso, jamás hay que abandonar. Para muestra, la última estrofa de la canción:

Pero la fuerza del destino
nos hizo repetir
que si el invierno viene frío
quiero estar junto a ti.

Pero lo vemos mucho más claro si la comparamos con esta otra de la preciosa Cara al Sol:

Volverán banderas victoriosas
al paso alegre de la paz
y traerán prendidas cinco rosas:
las flechas de mi haz.

Blanco y en botella. Letras gemelas. Más claro, agua.

Como curiosidad cabe destacar que en los ambientes reaccionarios actuales es bastante habitual encontrarse con personas que se han tatuado la letra completa en el pecho, junto al corazón. Y es que no se puede expresar mejor el sentimiento de una idea. Aunque conociendo la causa, se entiende la consecuencia…

2. La Culpa Fue Del Cha Cha Chá (Gabinete Caligari, 1989)

* Extracto del libro “Apuntes  musicales para un 23-F” (Remigio Urquijo, Ediciones Camisa Nueva, Huesca, 2009).

33 años después del 23-F seguimos sin saber quién fue el responsable intelectual del golpe. Mucho se ha especulado sobre la identidad del llamado Elefante Blanco, aquél cuyo destino sería asumir el poder tras el pronunciamiento militar. Resulta extraño que muy poca gente se haya atrevido a señalar alto y claro un nombre y un apellido. Afortunadamente no es ese el caso de Jaime Urrutia, quien lo tuvo claro desde el principio: el General Armada. Un hombre conocido por su carácter festivo y un tanto truhan (muy aficionado al baile desenfadado, de ahí el sobrenombre con el que se le conocía en la cúpula militar: Cha-Cha-Chá). Precisamente ése es el espíritu que impregna esta canción-homenaje al hombre que aspiró a salvar España de las hordas judeo-masónicas.

La culpa fue del Cha-cha-chá
Sí, fue del Cha-cha-chá
Que me volvió un caradura
Por la más pura casualidad

Sí, suya es la culpa del último intento serio por liberar a España de toda esa chusma liberal y afrancesada. Culpa, Honor y Orgullo: todo en uno. De ahí la inspiración que supuso para toda una generación de jóvenes patriotas, quienes supieron ver en él un ejemplo a seguir. Un echao´palante que no tembló ante la amenaza del Estado de Derecho por más golpes que recibió. Un hombre con el rostro endurecido –un caradura– por aceptar sin rechistar las cicatrices que le impuso la Providencia. Un arquetipo de español de verdad.

Es más, durante los 90 era habitual ver en las Academias Militares a cadetes jurando la bandera mientras recitaban en alto eso de “embistiendo a mi capote –la bandera rojigualda-, yo me asomaba al balcón de tu escote –España entendida como una mujer a la que amar toda la vida”. Toda una declaración de amor a la Patria. Grande, Jaime…

3. Lía (Ana Belén, 1989)

* Extracto del libro “Enciclopedia musical del Nacionalcatolicismo” (Fermín Bracina, Ediciones Alabaré, Zaragoza, 1994).

Ana Belén, adalid de la izquierda de caviar, no tenía tan claro sus principios políticos hace 25 años, cuando coqueteaba con las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalistas (en sus conciertos no era extraño toparse con jóvenes portando camisetas con la fotografía de Ramiro Ledesma). Aunque claro, estando tras la letra Nacho Cano, se comprende mucho mejor (véase La Fuerza Del Destino). Juntos aunaron fuerzas para contarnos y cantarnos los Asesinatos de los Abogados Laboralistas de Atocha (1977), un suceso que conmocionó a la España de Suárez y que, a pesar del enorme apoyo que movilizó, no vio concretada su continuidad en más acciones. Todo ello, por supuesto, con su dosis de chorreo y dobles sentidos:

Lía con tus brazos, un nudo de dos lazos
Que me ate a tu pecho, amor.
Lía con tus besos la parte de mis sesos
Que manda en mi corazón.

La escena, dantesca a más no poder, describe el estado en que quedó el despacho de los abogados tras liarse a tiros con ellos: brazos inermes, pechos acribillados y masa encefálica derramada en la moqueta.

El hombre, como bien escribió Santo Tomás de Aquino, no puede someterse a leyes que sean contrarias a la divinidad. ¿Qué podía haber entonces más opuesto que la cercana legalización del Partido Comunista? Ello, como puede entender cualquier cristiano viejo, resultaba en todo modo inadmisible.

Por eso, en esa España de traidores a la patria, sólo se le debía obediencia a la justicia divina de Cristo Rey. Suyo fue el brazo ejecutor (“que manda en mi corazón”). No hay más que decir. Tampoco culpables que condenar.

4. Entre Dos Tierras (1990, Héroes del Silencio)

* Extracto del libro “101 canciones para un melómano reaccionario” (Juan Carlos Bacigalupe, Ediciones Plus Ultra, Salamanca, 2003).

Héroes del Silencio tocaban el cielo en 1990 con esta sentida oda al Régimen. Una canción que ya forma parte del imaginario colectivo y que contaba como nadie el desasosiego de una persona que debe elegir entre dos tierras:

Entre dos tierras estás
y no dejas aire que respirar

Ahora bien, ¿de qué dos tierras nos hablaban Bunbury y compañía? Muy sencillo. Por una parte de la utopía nacional-católica que sirvió de reserva espiritual de Occidente durante 40 años; y por otra de la cloaca comunista donde chapotean (en el momento de su publicación) marxistas, ateos, judíos, nostálgicos de la revolución del 34, liberales y mujeres que leen libros. ¿Con cuál de ellas hemos de quedarnos entonces? Su elección estaba clara…

Pero no queda ahí la cosa. No señor. Aprovechan también para ajustar cuentas con uno de los supuestos padres de la democracia, Adolfo Suárez:

Te puedes vender,
cualquier oferta es buena
si quieres poder..

En esa España que recientemente había cerrado el negro capítulo de la transición, existía una opinión generalizada de que el Duque de Suárez había traicionado a Franco de la forma más rastrera. Éste, tras sus gloriosos años de feliz caudillaje, había dejado el futuro de España atado y bien atado. Encomendando esta misión al Consejo del Reino en general y al Príncipe Juan Carlos (quien ya había jurado lealtad a los principios del movimiento en 1969) en particular. Casualidades rocambolescas mediante, Suárez acabó como presidente del gobierno y llevó a cabo la mayor traición política que se conoce en la historia de España (comparable a la de Antonio Pérez con Felipe II). Sus excesos aún los seguimos sufriendo.

5. La Batalla De Los Planetas (Parchís –banda sonora de Comando G–, 1980)

* Extracto del libro “Música virtuosa para educar a tus hijos” (Roberto Aranzubía, Ediciones Apostólicas 7 virtudes capitales, Madrid, 1997).

A principios de los 80, la mente de los niños (siempre manipulable) estaba siendo emponzoñada por el ala filomarxista del ejército, encabezada por el traidor General Gutiérrez Mellado (a la sazón Ministro de Defensa). A base de embustes y mentiras, se les había hecho creer que la Constitución iba a ser la panacea para todos sus males (incluidos, dado lo grotesco de la suposición, la varicela y los exámenes de álgebra). Una maniobra burda y sucia, sí, es evidente, pero también lo es que la mentira es una meretriz que nunca descansa. Por eso algo había que hacer. Y en ésas estábamos cuando apareció Parchís, el mejor grupo infantil de música que ha dado este país. Aprovechando el éxito del que disfrutaban, grabaron este fantástico alegato a favor de los detenidos en la Operación Galaxia, el primer intento golpista serio (3 años antes que el 23-F) de acabar con la democracia y retornar a la arcadia perdida, la de esa España Una, Grande y Libre. Gracias a ellos y a Dios toda una generación pudo crecer conociendo lo que realmente sucedió. Aunque tarde, se pudieron reconducir las maleables mentes infantiles hacia la Verdad:

Entre galaxias
Hay una guerra
De ella depende
Nuestro planeta

Fue todo un acierto equiparar el glorioso Comando G con ese tercio viejo de valientes al servicio de la patria. Ejemplificando y educando con cabeza a los párvulos, les es mucho más sencillo comprender los entresijos del proceso que conforma la Historia.

Como anécdota se puede contar que, según reveló el CESID (Centro Superior de Información de la Defensa), el nombre en clave que utilizó Tejero para referirse a sus hombres el 23-F fue “Comando G” (Comando Guardia Civil).

6. La Chica De Ayer (Nacha Pop, 1980)

* Extracto del libro “Apuntes  musicales para un 23-F” (Remigio Urquijo, Ediciones Camisa Nueva, Huesca, 2009).

En 1980 Nacha Pop se daban a conocer con su primer gran éxito, La Chica de Ayer. Antonio Vega, con esa sensibilidad tan suya, escribió (y dedicó) esta elegía a la mujer de antaño, la mujer con mayúsculas, aquélla que iluminó la España del 36. Se refiere, claro está, a su máximo exponente, Carmen Polo, a quien el inicio de la movida aún le pilló con ganas de armar guerra. Tal es así, que fue considerada por muchos como la musa ultraconservadora de la música juvenil en los 80.

Estamos hablando de una mujer que ha servido de canon e inspiración a cuantas generaciones de mujeres la han conocido (sólo comparable a Pilar Primo de Rivera, hermana del Ausente y fundadora de la Sección Femenina), y que representa como nadie las virtudes a las que ayer se consideraban propias de una señora como Dios manda: obediente, casta, sumisa, buena madre y mejor esposa, de misa diaria. Una mujer, en definitiva, pluscuamperfecta. No como las de hoy, un hatajo de perdularias que van a la universidad o a otros sitios donde no les llaman:

Me asomo a la ventana, eres la chica de ayer.
Demasiado tarde para comprender.
Mi cabeza da vueltas persiguiéndote.
Mi cabeza da vueltas…

Por desgracia, esa clase de mujer ha desaparecido, y, mucho me temo, que no volverá. Ciertamente, ya es demasiado tarde para comprender lo que hemos perdido…

7. Soldados Del Amor (Olé Olé, 1990)

* Extracto del libro “Enciclopedia musical del Nacionalcatolicismo” (Fermín Bracina, Ediciones Alabaré, Zaragoza, 1994).

Clásica canción de camaradería castrense que, aun siendo carne de cañón para las radiofórmulas patrias, ensalzó como nadie la participación en el 23-F de la División Mecanizada Brunete nº 1. Más claro, agua:

Tú y yo
protegiéndonos.
Los dos
soldados del amor.

En la mente de todos ha quedado que esos dos valerosos “soldados del amor” que cantara Marta Sánchez se refieren, respectivamente, a la citada División y a Cristo Rey, sustento espiritual del valeroso ejército español (véase su intervención directa en el Asedio de Teruel y la Batalla del Ebro durante la Cruzada Nacional).

Y eso que ni siquiera llegó a entrar en batalla; lo que no le resta mérito, pues, no derivando sus maniobras en muerte alguna, su movilización sirvió al menos de cobertura para las acciones de otros héroes: obviamente Tejero, los generales Armada y de Santiago y todos los insurgentes de la Capitanía General de Madrid (adscrita a la Primera región Militar):

Tú y yo
soldados sin batallar.
Los dos
manteniendo guardia

Para que luego digan de las rubias…

8. Es De Puta Madre (Skeet Machine Ft. Mathew Dillon, 1991)

* Extracto del libro “Apuntes  musicales para un 23-F” (Remigio Urquijo, Ediciones Camisa Nueva, Huesca, 2009).

Quien no haya bailado/cantado alguna vez este temazo de Skeet Machine, es que ha vivido recluido toda su vida. Nos encontramos ante uno de los mayores hitos de la conocida Ruta del Bakalao, ejemplo del sano carácter festivo que siempre ha caracterizado a la gallarda juventud española; porque el ocio no está reñido con el pensamiento y la filosofía:

Aquí Valensia.
España es de puta madre,
Con toreros

La letra, como podemos observar, rinde pleitesía a uno de los mayores héroes del 23-F, Jaime Miláns del Bosch, que, desde la Capitanía General de Valencia, demostró el coraje y honor que les faltó a otros. Él fue quien se atrevió a sacar los tanques a las calles de la Capital del Turia aquella gloriosa noche de 1981 (“Aquí Valensia”). Suya fue la noble esperanza de recuperar los laureles perdidos (“España es de Puta Madre”) en ese annus horribilis de 1975. España (la de verdad, la de siempre, la de los toreros) no olvida, ni puede hacerlo, a sus hijos más valientes.

Actualmente la canción ha sido adoptada como himno por los grupos de Comunión Tradicionalista, Camisas Viejas y los Sindicalistas Verticales que aún perviven en el antiguo Reino de Valencia.

9. Promesas Que No Valen Nada (Los Piratas, 1995)

* Extracto del libro “Música virtuosa para educar a tus hijos” (Roberto Aranzubía, Ediciones Apostólicas 7 virtudes capitales, Madrid, 1997).

En 1973 un brutal atentado terrorista se llevó a los cielos (nunca mejor dicho) a Carrero Blanco, entonces Presidente del Consejo de Ministros de España y próximo inquilino del Palacio del Pardo. Pero ya se sabe que las desgracias nunca vienen solas. A la muerte del Almirante le siguió la del Caudillo. Y libre el diablo, quiso éste que en 1976 el entonces Príncipe Juan Carlos nombrara Presidente del Gobierno a Adolfo Suárez, quien fuera Ministro Secretario General del Movimiento. Le faltaron segundos para convertirse en el verdugo de la herencia del Centinela de Occidente. Un mal hallado a quienes los voceros del apocalipsis han elevado a la categoría de salvapatrias.

Pues bien, a él está dedicada esta canción compuesta por Iván Ferreiro (fan confeso de Comando G para más señas…). Su título hace referencia a esa coletilla que hizo tan famosa durante la campaña a las elecciones de 1977, “puedo prometer y prometo” :

Palabras que no dicen nada en estas
cuatro paredes
Promesas que no valen nada…

Vacuas palabras que sólo buscaban complacer a los pesebristas, a los miserables y a los amigos de Caifás. Las promesas de un traidor a los principios que ha jurado lealtad valen lo mismo que el intestino grueso de un yak. Nada. Sus actos, ya fuese por acción o por omisión, enterraron cualquier atisbo de esperanza para España. Ni siquiera la Blanca Paloma, en toda su misericordia, sería capaz de perdonarle.

Menos mal que aún quedan jóvenes que han abierto los ojos y han comprendido la realidad.

10. Así Estoy Yo Sin Ti (Joaquín Sabina, 1987)

* Extracto del libro “Enciclopedia musical del Nacionalcatolicismo” (Fermín Bracina, Ediciones Alabaré, Zaragoza, 1994).

Sabina, pura nostalgia, lamenta en esta canción las consecuencias del fracasado golpe de Tejero (“lascivo como el beso del coronel”) y la situación de desamparo intelectual en que quedó, huérfano de un referente injustamente encarcelado:

Febril como la carta de amor de un preso…,
Así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Anulada toda posibilidad de volver a ver amanecer a España, sólo le quedaba narrar el desastre socialista que había montado Felipe González (recordemos que estábamos en su nefasta segunda legislatura) y que nos tocó sufrir:

Más triste que un torero
al otro lado del telón de acero.
Así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Un infierno comunista que ahoga (“como el semen de los ahorcados”) con sus mentiras (“como el perfume del desengaño”). Ciertamente, para vivir así, era mejor morir. Pero perdida la guerra, sólo queda el placer de ganar una última batalla. Por eso es deber del poeta armarse con el fusil de la palabra y cantar las glorias de la patria y de sus titanes (recordemos cómo en 1990 lloró la muerte de Franco en esa sentida Con La Frente Marchita). Joaquín, compañero, tu ejemplo ilumina nuestro camino.

Cabe destacar que Sabina ha lucido siempre con orgullo su carné de afiliado al PSOE, una contradicción, sí, pero ya se sabe que siempre fue un progre demasiado ambiguo…

Bonus Track: I´m So Excited (The Pointer Sisters, 1982)

* Extracto del libro “Confesiones de un buen Carlista” (Carlos Ygay de Tejada, Ediciones Zumalacarregui, Pamplona, 1991).

Esta canción, por extraño que parezca, ha sido signo y seña del Carlismo durante los últimos 30 años. Lanzada originalmente en 1982 por The Pointer Sisters, pronto fue adoptada por los requetés como banda sonora de sus cuchipandas de Montejurra (preciosa la estampa de miles de boinas rojas coreándola a una sola voz). Aun expresándose en una lengua bárbara y ajena a la de Cervantes (oriunda, para más inri, de la Pérfida Albión), supieron condensar en apenas 4 minutos el profundo sentimiento carlista: Dios, Patria y Rey. Demostrando asimismo que dichos principios han sido, son y serán universales, independientemente de la raza y la nacionalidad. La letra no deja lugar a dudas:

I’m about to lose control and i think I like it.
I’m so excited,
and I just can’t hide it,
and I know, I know, I know, I know
I know I want you, want you.

Porque, ¿quién no ha perdido el control cuando se trata de humillarse ante Dios omnipotente? ¿Quién no se siente absolutamente excitado (sin posibilidad de ocultarlo) ante la idea de una España libre? ¿Y quién no quiso a Carlos Hugo de Borbón-Parma y Bourbon-Busset (ahora a Carlos Javier de Borbón-Parma y Orange-Nassau) como legítimo heredero del trono de España? The Pointer Sisters no dudaron con las respuestas. Millones de carlistas tampoco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s