Música e Involución: la huella del 23-F

Advertencia: esta entrada es un ejercicio de retórica satírica y caricaturesca. En ningún momento pretende ofender a ninguna persona o ideología ni tampoco representar las opiniones personales de los autores de este blog. Si no te lo puedes tomar con humor, es mejor que no la leas.

1. La Fuerza Del Destino (Mecano, 1988)

* Extracto del libro “101 canciones para un melómano reaccionario” (Juan Carlos Bacigalupe, Ediciones Plus Ultra, Salamanca, 2003).

Chico conoce chica. Chica pasa de chico. Chico insiste y la chica acepta al tiempo. Bajo este convencional esquema de canción de tres al cuarto se esconde una de las canciones clave de la extrema derecha española. Porque, se mire como se mire, ésta se lo debe todo al pensamiento del llamado búnker (la derecha inmovilista) y por extensión a la de Blas Piñar, su principal ideólogo. De hecho se retroalimentan, pues la obra cumbre de este último, Fieles al 18 de Julio, parece querer presentarse como un corolario de la de Mecano.

El título ya deja claro que nos encontramos ante una algazara tardofranquista a mayor gloria de los principios del Movimiento. Sólo hace falta acordarse de esa acertada visión que los yugos y las flechas tenían de España: España es una unidad de destino en lo universal. Os suena, ¿verdad? Claro, ahí se encuentra el centro sobre el que gravita la letra compuesta por Nacho Cano, que no es sino una reivindicación del testamento que nos legó la Cruzada Nacional. La Historia (con mayúsculas) nos ha enseñado que hay que tener fe en que los buenos momentos siempre volverán, y que, por eso, jamás hay que abandonar. Para muestra, la última estrofa de la canción:

Pero la fuerza del destino
nos hizo repetir
que si el invierno viene frío
quiero estar junto a ti.

Pero lo vemos mucho más claro si la comparamos con esta otra de la preciosa Cara al Sol:

Volverán banderas victoriosas
al paso alegre de la paz
y traerán prendidas cinco rosas:
las flechas de mi haz.

Blanco y en botella. Letras gemelas. Más claro, agua.

Como curiosidad cabe destacar que en los ambientes reaccionarios actuales es bastante habitual encontrarse con personas que se han tatuado la letra completa en el pecho, junto al corazón. Y es que no se puede expresar mejor el sentimiento de una idea. Aunque conociendo la causa, se entiende la consecuencia…

2. La Culpa Fue Del Cha Cha Chá (Gabinete Caligari, 1989)

* Extracto del libro “Apuntes  musicales para un 23-F” (Remigio Urquijo, Ediciones Camisa Nueva, Huesca, 2009).

33 años después del 23-F seguimos sin saber quién fue el responsable intelectual del golpe. Mucho se ha especulado sobre la identidad del llamado Elefante Blanco, aquél cuyo destino sería asumir el poder tras el pronunciamiento militar. Resulta extraño que muy poca gente se haya atrevido a señalar alto y claro un nombre y un apellido. Afortunadamente no es ese el caso de Jaime Urrutia, quien lo tuvo claro desde el principio: el General Armada. Un hombre conocido por su carácter festivo y un tanto truhan (muy aficionado al baile desenfadado, de ahí el sobrenombre con el que se le conocía en la cúpula militar: Cha-Cha-Chá). Precisamente ése es el espíritu que impregna esta canción-homenaje al hombre que aspiró a salvar España de las hordas judeo-masónicas.

La culpa fue del Cha-cha-chá
Sí, fue del Cha-cha-chá
Que me volvió un caradura
Por la más pura casualidad

Sí, suya es la culpa del último intento serio por liberar a España de toda esa chusma liberal y afrancesada. Culpa, Honor y Orgullo: todo en uno. De ahí la inspiración que supuso para toda una generación de jóvenes patriotas, quienes supieron ver en él un ejemplo a seguir. Un echao´palante que no tembló ante la amenaza del Estado de Derecho por más golpes que recibió. Un hombre con el rostro endurecido –un caradura– por aceptar sin rechistar las cicatrices que le impuso la Providencia. Un arquetipo de español de verdad.

Es más, durante los 90 era habitual ver en las Academias Militares a cadetes jurando la bandera mientras recitaban en alto eso de “embistiendo a mi capote –la bandera rojigualda-, yo me asomaba al balcón de tu escote –España entendida como una mujer a la que amar toda la vida”. Toda una declaración de amor a la Patria. Grande, Jaime…

3. Lía (Ana Belén, 1989)

* Extracto del libro “Enciclopedia musical del Nacionalcatolicismo” (Fermín Bracina, Ediciones Alabaré, Zaragoza, 1994).

Ana Belén, adalid de la izquierda de caviar, no tenía tan claro sus principios políticos hace 25 años, cuando coqueteaba con las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalistas (en sus conciertos no era extraño toparse con jóvenes portando camisetas con la fotografía de Ramiro Ledesma). Aunque claro, estando tras la letra Nacho Cano, se comprende mucho mejor (véase La Fuerza Del Destino). Juntos aunaron fuerzas para contarnos y cantarnos los Asesinatos de los Abogados Laboralistas de Atocha (1977), un suceso que conmocionó a la España de Suárez y que, a pesar del enorme apoyo que movilizó, no vio concretada su continuidad en más acciones. Todo ello, por supuesto, con su dosis de chorreo y dobles sentidos:

Lía con tus brazos, un nudo de dos lazos
Que me ate a tu pecho, amor.
Lía con tus besos la parte de mis sesos
Que manda en mi corazón.

La escena, dantesca a más no poder, describe el estado en que quedó el despacho de los abogados tras liarse a tiros con ellos: brazos inermes, pechos acribillados y masa encefálica derramada en la moqueta.

El hombre, como bien escribió Santo Tomás de Aquino, no puede someterse a leyes que sean contrarias a la divinidad. ¿Qué podía haber entonces más opuesto que la cercana legalización del Partido Comunista? Ello, como puede entender cualquier cristiano viejo, resultaba en todo modo inadmisible.

Por eso, en esa España de traidores a la patria, sólo se le debía obediencia a la justicia divina de Cristo Rey. Suyo fue el brazo ejecutor (“que manda en mi corazón”). No hay más que decir. Tampoco culpables que condenar.

4. Entre Dos Tierras (1990, Héroes del Silencio)

* Extracto del libro “101 canciones para un melómano reaccionario” (Juan Carlos Bacigalupe, Ediciones Plus Ultra, Salamanca, 2003).

Héroes del Silencio tocaban el cielo en 1990 con esta sentida oda al Régimen. Una canción que ya forma parte del imaginario colectivo y que contaba como nadie el desasosiego de una persona que debe elegir entre dos tierras:

Entre dos tierras estás
y no dejas aire que respirar

Ahora bien, ¿de qué dos tierras nos hablaban Bunbury y compañía? Muy sencillo. Por una parte de la utopía nacional-católica que sirvió de reserva espiritual de Occidente durante 40 años; y por otra de la cloaca comunista donde chapotean (en el momento de su publicación) marxistas, ateos, judíos, nostálgicos de la revolución del 34, liberales y mujeres que leen libros. ¿Con cuál de ellas hemos de quedarnos entonces? Su elección estaba clara…

Pero no queda ahí la cosa. No señor. Aprovechan también para ajustar cuentas con uno de los supuestos padres de la democracia, Adolfo Suárez:

Te puedes vender,
cualquier oferta es buena
si quieres poder..

En esa España que recientemente había cerrado el negro capítulo de la transición, existía una opinión generalizada de que el Duque de Suárez había traicionado a Franco de la forma más rastrera. Éste, tras sus gloriosos años de feliz caudillaje, había dejado el futuro de España atado y bien atado. Encomendando esta misión al Consejo del Reino en general y al Príncipe Juan Carlos (quien ya había jurado lealtad a los principios del movimiento en 1969) en particular. Casualidades rocambolescas mediante, Suárez acabó como presidente del gobierno y llevó a cabo la mayor traición política que se conoce en la historia de España (comparable a la de Antonio Pérez con Felipe II). Sus excesos aún los seguimos sufriendo.

5. La Batalla De Los Planetas (Parchís –banda sonora de Comando G–, 1980)

* Extracto del libro “Música virtuosa para educar a tus hijos” (Roberto Aranzubía, Ediciones Apostólicas 7 virtudes capitales, Madrid, 1997).

A principios de los 80, la mente de los niños (siempre manipulable) estaba siendo emponzoñada por el ala filomarxista del ejército, encabezada por el traidor General Gutiérrez Mellado (a la sazón Ministro de Defensa). A base de embustes y mentiras, se les había hecho creer que la Constitución iba a ser la panacea para todos sus males (incluidos, dado lo grotesco de la suposición, la varicela y los exámenes de álgebra). Una maniobra burda y sucia, sí, es evidente, pero también lo es que la mentira es una meretriz que nunca descansa. Por eso algo había que hacer. Y en ésas estábamos cuando apareció Parchís, el mejor grupo infantil de música que ha dado este país. Aprovechando el éxito del que disfrutaban, grabaron este fantástico alegato a favor de los detenidos en la Operación Galaxia, el primer intento golpista serio (3 años antes que el 23-F) de acabar con la democracia y retornar a la arcadia perdida, la de esa España Una, Grande y Libre. Gracias a ellos y a Dios toda una generación pudo crecer conociendo lo que realmente sucedió. Aunque tarde, se pudieron reconducir las maleables mentes infantiles hacia la Verdad:

Entre galaxias
Hay una guerra
De ella depende
Nuestro planeta

Fue todo un acierto equiparar el glorioso Comando G con ese tercio viejo de valientes al servicio de la patria. Ejemplificando y educando con cabeza a los párvulos, les es mucho más sencillo comprender los entresijos del proceso que conforma la Historia.

Como anécdota se puede contar que, según reveló el CESID (Centro Superior de Información de la Defensa), el nombre en clave que utilizó Tejero para referirse a sus hombres el 23-F fue “Comando G” (Comando Guardia Civil).

6. La Chica De Ayer (Nacha Pop, 1980)

* Extracto del libro “Apuntes  musicales para un 23-F” (Remigio Urquijo, Ediciones Camisa Nueva, Huesca, 2009).

En 1980 Nacha Pop se daban a conocer con su primer gran éxito, La Chica de Ayer. Antonio Vega, con esa sensibilidad tan suya, escribió (y dedicó) esta elegía a la mujer de antaño, la mujer con mayúsculas, aquélla que iluminó la España del 36. Se refiere, claro está, a su máximo exponente, Carmen Polo, a quien el inicio de la movida aún le pilló con ganas de armar guerra. Tal es así, que fue considerada por muchos como la musa ultraconservadora de la música juvenil en los 80.

Estamos hablando de una mujer que ha servido de canon e inspiración a cuantas generaciones de mujeres la han conocido (sólo comparable a Pilar Primo de Rivera, hermana del Ausente y fundadora de la Sección Femenina), y que representa como nadie las virtudes a las que ayer se consideraban propias de una señora como Dios manda: obediente, casta, sumisa, buena madre y mejor esposa, de misa diaria. Una mujer, en definitiva, pluscuamperfecta. No como las de hoy, un hatajo de perdularias que van a la universidad o a otros sitios donde no les llaman:

Me asomo a la ventana, eres la chica de ayer.
Demasiado tarde para comprender.
Mi cabeza da vueltas persiguiéndote.
Mi cabeza da vueltas…

Por desgracia, esa clase de mujer ha desaparecido, y, mucho me temo, que no volverá. Ciertamente, ya es demasiado tarde para comprender lo que hemos perdido…

7. Soldados Del Amor (Olé Olé, 1990)

* Extracto del libro “Enciclopedia musical del Nacionalcatolicismo” (Fermín Bracina, Ediciones Alabaré, Zaragoza, 1994).

Clásica canción de camaradería castrense que, aun siendo carne de cañón para las radiofórmulas patrias, ensalzó como nadie la participación en el 23-F de la División Mecanizada Brunete nº 1. Más claro, agua:

Tú y yo
protegiéndonos.
Los dos
soldados del amor.

En la mente de todos ha quedado que esos dos valerosos “soldados del amor” que cantara Marta Sánchez se refieren, respectivamente, a la citada División y a Cristo Rey, sustento espiritual del valeroso ejército español (véase su intervención directa en el Asedio de Teruel y la Batalla del Ebro durante la Cruzada Nacional).

Y eso que ni siquiera llegó a entrar en batalla; lo que no le resta mérito, pues, no derivando sus maniobras en muerte alguna, su movilización sirvió al menos de cobertura para las acciones de otros héroes: obviamente Tejero, los generales Armada y de Santiago y todos los insurgentes de la Capitanía General de Madrid (adscrita a la Primera región Militar):

Tú y yo
soldados sin batallar.
Los dos
manteniendo guardia

Para que luego digan de las rubias…

8. Es De Puta Madre (Skeet Machine Ft. Mathew Dillon, 1991)

* Extracto del libro “Apuntes  musicales para un 23-F” (Remigio Urquijo, Ediciones Camisa Nueva, Huesca, 2009).

Quien no haya bailado/cantado alguna vez este temazo de Skeet Machine, es que ha vivido recluido toda su vida. Nos encontramos ante uno de los mayores hitos de la conocida Ruta del Bakalao, ejemplo del sano carácter festivo que siempre ha caracterizado a la gallarda juventud española; porque el ocio no está reñido con el pensamiento y la filosofía:

Aquí Valensia.
España es de puta madre,
Con toreros

La letra, como podemos observar, rinde pleitesía a uno de los mayores héroes del 23-F, Jaime Miláns del Bosch, que, desde la Capitanía General de Valencia, demostró el coraje y honor que les faltó a otros. Él fue quien se atrevió a sacar los tanques a las calles de la Capital del Turia aquella gloriosa noche de 1981 (“Aquí Valensia”). Suya fue la noble esperanza de recuperar los laureles perdidos (“España es de Puta Madre”) en ese annus horribilis de 1975. España (la de verdad, la de siempre, la de los toreros) no olvida, ni puede hacerlo, a sus hijos más valientes.

Actualmente la canción ha sido adoptada como himno por los grupos de Comunión Tradicionalista, Camisas Viejas y los Sindicalistas Verticales que aún perviven en el antiguo Reino de Valencia.

9. Promesas Que No Valen Nada (Los Piratas, 1995)

* Extracto del libro “Música virtuosa para educar a tus hijos” (Roberto Aranzubía, Ediciones Apostólicas 7 virtudes capitales, Madrid, 1997).

En 1973 un brutal atentado terrorista se llevó a los cielos (nunca mejor dicho) a Carrero Blanco, entonces Presidente del Consejo de Ministros de España y próximo inquilino del Palacio del Pardo. Pero ya se sabe que las desgracias nunca vienen solas. A la muerte del Almirante le siguió la del Caudillo. Y libre el diablo, quiso éste que en 1976 el entonces Príncipe Juan Carlos nombrara Presidente del Gobierno a Adolfo Suárez, quien fuera Ministro Secretario General del Movimiento. Le faltaron segundos para convertirse en el verdugo de la herencia del Centinela de Occidente. Un mal hallado a quienes los voceros del apocalipsis han elevado a la categoría de salvapatrias.

Pues bien, a él está dedicada esta canción compuesta por Iván Ferreiro (fan confeso de Comando G para más señas…). Su título hace referencia a esa coletilla que hizo tan famosa durante la campaña a las elecciones de 1977, “puedo prometer y prometo” :

Palabras que no dicen nada en estas
cuatro paredes
Promesas que no valen nada…

Vacuas palabras que sólo buscaban complacer a los pesebristas, a los miserables y a los amigos de Caifás. Las promesas de un traidor a los principios que ha jurado lealtad valen lo mismo que el intestino grueso de un yak. Nada. Sus actos, ya fuese por acción o por omisión, enterraron cualquier atisbo de esperanza para España. Ni siquiera la Blanca Paloma, en toda su misericordia, sería capaz de perdonarle.

Menos mal que aún quedan jóvenes que han abierto los ojos y han comprendido la realidad.

10. Así Estoy Yo Sin Ti (Joaquín Sabina, 1987)

* Extracto del libro “Enciclopedia musical del Nacionalcatolicismo” (Fermín Bracina, Ediciones Alabaré, Zaragoza, 1994).

Sabina, pura nostalgia, lamenta en esta canción las consecuencias del fracasado golpe de Tejero (“lascivo como el beso del coronel”) y la situación de desamparo intelectual en que quedó, huérfano de un referente injustamente encarcelado:

Febril como la carta de amor de un preso…,
Así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Anulada toda posibilidad de volver a ver amanecer a España, sólo le quedaba narrar el desastre socialista que había montado Felipe González (recordemos que estábamos en su nefasta segunda legislatura) y que nos tocó sufrir:

Más triste que un torero
al otro lado del telón de acero.
Así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Un infierno comunista que ahoga (“como el semen de los ahorcados”) con sus mentiras (“como el perfume del desengaño”). Ciertamente, para vivir así, era mejor morir. Pero perdida la guerra, sólo queda el placer de ganar una última batalla. Por eso es deber del poeta armarse con el fusil de la palabra y cantar las glorias de la patria y de sus titanes (recordemos cómo en 1990 lloró la muerte de Franco en esa sentida Con La Frente Marchita). Joaquín, compañero, tu ejemplo ilumina nuestro camino.

Cabe destacar que Sabina ha lucido siempre con orgullo su carné de afiliado al PSOE, una contradicción, sí, pero ya se sabe que siempre fue un progre demasiado ambiguo…

Bonus Track: I´m So Excited (The Pointer Sisters, 1982)

* Extracto del libro “Confesiones de un buen Carlista” (Carlos Ygay de Tejada, Ediciones Zumalacarregui, Pamplona, 1991).

Esta canción, por extraño que parezca, ha sido signo y seña del Carlismo durante los últimos 30 años. Lanzada originalmente en 1982 por The Pointer Sisters, pronto fue adoptada por los requetés como banda sonora de sus cuchipandas de Montejurra (preciosa la estampa de miles de boinas rojas coreándola a una sola voz). Aun expresándose en una lengua bárbara y ajena a la de Cervantes (oriunda, para más inri, de la Pérfida Albión), supieron condensar en apenas 4 minutos el profundo sentimiento carlista: Dios, Patria y Rey. Demostrando asimismo que dichos principios han sido, son y serán universales, independientemente de la raza y la nacionalidad. La letra no deja lugar a dudas:

I’m about to lose control and i think I like it.
I’m so excited,
and I just can’t hide it,
and I know, I know, I know, I know
I know I want you, want you.

Porque, ¿quién no ha perdido el control cuando se trata de humillarse ante Dios omnipotente? ¿Quién no se siente absolutamente excitado (sin posibilidad de ocultarlo) ante la idea de una España libre? ¿Y quién no quiso a Carlos Hugo de Borbón-Parma y Bourbon-Busset (ahora a Carlos Javier de Borbón-Parma y Orange-Nassau) como legítimo heredero del trono de España? The Pointer Sisters no dudaron con las respuestas. Millones de carlistas tampoco.

100 noticias que volverás a leer entre 2030 y 2039

  1. (2039) El Tratado de Okinawa pone fin a casi un siglo de enfrentamientos entre las dos Coreas y posibilita su reunificación. Seúl asume la capitalidad del nuevo estado.
  2. (2037) Aparece muerto en una urbanización de lujo de Roma el Papa Pío XIII. En el momento del deceso se encontraba desnudo, a excepción de una bolsa de plástico en la cabeza y unas medias de mujer. La autopsia determina que la asfixia fue la causa del fallecimiento.
  3. (2034) Debido al elevado coste de su mantenimiento, Rusia decide dejar de sufragar la conservación de la momia de Lenin y enterrarla en un panteón de Moscú.
  4. (2038) Se inician las obras del puente que unirá ambas orillas del Estrecho de Gibraltar. El proyecto, bautizado con el nombre de “Las Columnas de Hércules”, dispondrá de varios puntos donde será posible el tráfico marítimo. La inauguración está prevista para 2051.
  5. (2035) El Benelux (Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo) abandona el Euro para retomar en solitario el proyecto ECU.
  6. (2038) Córcega vota en referéndum iniciar un proceso de independencia de Francia. El “sí” sólo obtiene un 25% del escrutinio final.
  7. (2032) Palestina gana el Festival de Eurovisión tres años después de ser admitida. Aisha, una joven cantante de Hebrón, emociona a media Europa con el tema “الحب هو العصفور بدون أجنحة” (“El Amor Es Un Gorrión Sin Alas”), una oda al amor sin fronteras.
  8. (2030) Antena 3 estrena la serie de producción propia “Allí No Hay Quien Habite”, una alocada comedia de situación donde un aspirante a actor (que además guarda un parecido notable con Patrick Swayze) comparte piso con un caballo percherón y un señor de Murcia vegetariano. Tal es su éxito, que más de 20 cadenas extranjeras adquieren sus derechos de emisión.
  9. (2038) El Real Decreto 1456/2038 de suministro energético inteligente obliga a las estaciones de servicio de España a prestar servicio de recarga de baterías de coches eléctricos.
  10. (2035) Mario Casas recibe el Goya al mejor director novel por su adaptación a la gran pantalla del Libro Rojo de Mao Tse-Tung. Pese al premio cosechado, la película resulta un fracaso en taquilla.
  11. (2037) El Atlético de Madrid se proclama campeón de la Champions League por tercera vez en su historia (segunda consecutiva). Un hat-trick de Iulian Prosinečki, nieto del antiguo crack del Estrella Roja de Belgrado, es suficiente para doblegar a la Juventus de Turín.
  12. (2034) Jaca organiza los primeros Juegos Olímpicos de Invierno en España. El equipo nacional logra un paupérrimo balance: 1 plata y 2 bronces.
  13. (2030) Asturias incorpora a su Estatuto de Autonomía la defensa explícita de los derechos de los animales. Mediante el desarrollo del Decreto 17/2030 sobre erradicación del maltrato y torturas en el reino animal se prohíben las corridas de toros y los espectáculos circenses en todo el Principado.
  14. (2034). Marruecos inicia su carrera espacial con el lanzamiento de un satélite meteorológico. Su puesta en órbita es vivida como un acontecimiento histórico en el país. Hassan III, monarca del reino alauí, declara 3 días de fiesta nacional.
  15. (2036) Un grupo de arqueólogos de la Universidad de Ankara descubre la tumba de Bucéfalo, el caballo de Alejandro Magno, a 10 km al suroeste de la actual ciudad de Rawalpindi, en el Punjab pakistaní.
  16. (2036) El inglés alcanza el estatus de lengua cooficial en todo el Estado Español.
  17. (2033) El Hospital Universitario de Baltimore anuncia el nacimiento del primer ser humano clonado. Se llama Rebecca, igual que su molde progenitor, y pesa al nacer 3 kilos con 230 gramos.
  18. (2030) Arturo Pérez Reverte es elegido director de la Real Academia de la Lengua. Su discurso de toma de posesión, titulado “Hideputas y Rufianes”, es vetado por la ETB.
  19. (2039) Jordania se convierte en el primer país de mayoría musulmana en legalizar el matrimonio homosexual. Nursultán Nazarbáyev, actual secretario general de las Naciones Unidas, califica el anuncio como “una gran noticia para la humanidad de la que debemos felicitarnos todos”.
  20. (2033) La Coruña es elegida como sede de La Copa del América.
  21. (2035) La revista Nature publica un alarmante informe sobre las consecuencias del cambio climático. El nivel del mar ha aumentado 17 cm respecto a la referencia conocida de 1990.
  22. (2031) El Vallé de Arán logra el reconocimiento de su hecho diferencial con el nacimiento de una nueva provincia en Cataluña.
  23. (2034) Los Monegros logran finalmente instalar en España el anhelado EuroVegas. El coste del proyecto será de 120.000 millones de euros y dará trabajo directo a 23.000 personas.
  24. (2037) Julián Gurbindo, un joven soriano de 23 años, bate el récord mundial de apnea al permanecer 8 minutos sin respirar en el fondo de la Laguna Negra. Un notario contratado para la ocasión da fe de ello.
  25. (2030) El asteroide Apofis es desviado de su órbita ante la amenaza de impacto contra La Tierra. Un equipo internacional (EEUU, UE, Rusia, China) logra modificar su trayectoria mediante la explosión de misiles cargados con ojivas nucleares.
  26. (2036) Teruel es elegida Capital Europea de la Cultura. Una gran exposición sobre Velázquez inaugura el año turolense.
  27. (2035) La Real Academia de la Lengua incorpora en la 24ª edición de su Diccionario de la Lengua Española los términos “rompeboinas”, “enturbiapozas”, “carachorra”, “carabobo” y “pelavainas”.
  28. (2034) Debido a la inestabilidad de la región, Estados Unidos invade por segunda vez en su historia el Canal de Panamá. De nada sirven las protestas de la Organización de los Estados Americanos.
  29. (2032) Nicolas Cage interpreta al padre de Superman en el nuevo remake de DC; papel este por el que logrará un nuevo Razzie en su carrera.
  30. (2030) Se publica el primer disco póstumo de Melody con canciones inéditas desechadas de anteriores grabaciones. El primer single, titulado “Por Ti Lo Dejé Todo”, entra directamente en el puesto número 12 del Billboard americano.
  31. (2031) Isabel Allende logra el controvertido premio Nobel de literatura. Los hijos de Gabriel García Márquez protagonizan una agria polémica al considerarla “pura mierda y un insulto a la inteligencia”.
  32. (2035) Andorra aprueba el suicidio asistido.
  33. (2032) Un grave episodio de smog causa más de 45.000 muertos en la ciudad de Beijing. La concentración de plomo en la atmósfera registra valores 70 veces por encima de los recomendados por la Organización Mundial de la Salud. Las autoridades chinas prohíben el tráfico rodado en el centro de la gran urbe durante los meses de Julio y Agosto.
  34. (2034) Fracasa el proyecto de Policía Autonómica de La Rioja 3 años después de su creación.
  35. (2035) Un acuerdo entre la Confederación Hidrográfica del Ebro y el Ministerio de Medio Ambiente propicia el trasvase de 100 hectómetros cúbicos al año del Ebro al Júcar.
  36. (2038) Renault fracasa en el lanzamiento comercial de la segunda generación Twingo, obligando así al cierre de su factoría de Valladolid.
  37. (2032) Miguel Indurain es desposeído de sus cinco Tour de Francia (1991-1995) tras demostrarse que consumió Eritropoyetina (EPO). Lance Armstrong le presta públicamente su total apoyo.
  38. (2036) Raúl González Blanco es elegido nuevo presidente del Real Madrid C.F. por un estrecho margen de votos frente a José Emilio Amavisca. Su amigo José María Gutierrez, Guti, asumirá el cargo de director deportivo. Por su parte, Martín Vázquez aceptará la presidencia de honor del club blanco.
  39. (2036) La Nocilla blanca es retirada del mercado tras descubrirse el efecto cancerígeno de la lecitina usada por la filial de Nutrexpa. El consejo de administración es condenado a 6 años de cárcel por un delito reiterado contra la salud pública.
  40. (2033) Aparece una obra inédita de Cervantes, “El Licenciado Hiperión”, en Alcalá de Henares durante las obras de ampliación de la sede episcopal.
  41. (2030) La NBA amplía, no sin polémica, la línea de triples hasta los 7,40 metros. Los Chicago Bulls se niegan a jugar el primer partido de la competición frente a los Atlanta Hawks como señal de protesta.
  42. (2039) Cataluña solicita oficialmente integrarse en la Unión Europea. España, contra todo pronóstico, vota a favor.
  43. (2037) Se extingue el último rinoceronte de Sumatra al fallecer el ejemplar que aún quedaba en el zoo de San Diego.
  44. (2032) La Norma UNE-12.367 estandariza y prioriza el uso de los teclados Dvorak respecto a los QWERTY. La administración pública decide sustituirlos en un período máximo de 3 años.
  45. (2038) Amazon anuncia que deja de vender libros en papel. La conmoción causada por el comunicado le obliga a recular 2 meses después.
  46. (2036) Despierta el primer ser humano criogenizado. Rodolfo Montalbán, un multimillonario argentino con intereses en la industria siderúrgica, llevaba conservado en nitrógeno líquido desde el 27 de febrero de 2028, fecha en la que se le declaró clínicamente muerto a consecuencia de un cáncer de páncreas. 7 meses después fallecerá en un accidente de moto.
  47. (2038) Se fusionan todas las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en un sólo ente, la Policía Civil. Nace bajo las acusaciones de maltrato y abuso de poder.
  48. (2037) La LFP reinstaura el sistema de promoción con partido a doble vuelta para poder ascender a primera división. Real Sociedad y Unión Deportiva Almería recurren la decisión ante el Tribunal Arbitral del Deporte.
  49. (2030) Falange Española y de las JONS consigue su primer eurodiputado en los comicios de 2030.
  50. (2032) El Fútbol Sala compite como deporte de exhibición en unos juegos olímpicos (Auckland-2032) por primera vez en su historia. Disputarán la final las selecciones de Portugal y Chile, alzándose esta última con el oro.
  51. (2035) El CERN hace público el primer agujero de Einstein-Rosen obtenido en laboratorio. Cuatro meses más tarde se descubrirá que se trata de un fraude.
  52. (2037) Estados Unidos adquiere la provincia de la Columbia Británica a Canadá por 1 billón de dólares en una jugada geopolítica maestra, con lo que logra así comunicar Alaska con el bloque continental a través del denominado “Corredor del Pacífico”.
  53. (2034) Suiza rompe su tradicional neutralidad y se incorpora al consejo de la OTAN como miembro de pleno derecho.
  54. (2034) La XXVIII Asamblea General de la Asociación Astronómica Internacional decide por unanimidad volver a considerar a Plutón como un planeta.
  55. (2032) La UEFA vuelve a implantar el Gol de Oro en la fase final de una Eurocopa (Italia-2032). Con un agónico gol en el minuto 102 de Gian Luca Barelli, la escuadra azzurra se alza con el campeonato frente al combinado de Dinamarca.
  56. (2038) El último informe “España Natural” del Ministerio de Medio Ambiente indica que la superficie catalogada como desértica alcanza al 25% del territorio nacional.
  57. (2031) Minardi gana su primer mundial de marcas en la F1. Al volante de los monoplazas se encuentran Luigi Letto y Rudolf Hilbert.
  58. (2035) El Senado español es abolido por sí mismo en una acalorada votación (hecho este que ya se había producido en su tramitación parlamentaria) donde no faltan insultos ni partes médicos con pronóstico reservado.
  59. (2030) Al finalizar la temporada 2029/2030, Jesé anuncia su retirada del Real Madrid C.F. en una emotiva rueda de prensa. Al año siguiente entrenará a la recién ascendida Cultural Leonesa, equipo al que devolverá a Segunda División.
  60. (2036) Un gran tsunami destroza completamente, como ya sucediera en 1755, la ciudad de San Fernando (provincia de Cádiz). El Banco Mundial concederá un préstamo de 36.000 millones de euros para su reconstrucción.
  61. (2036) Ante la escalada de pruebas con armamento nuclear por parte de Pakistán, así como por el tono amenazador de sus declaraciones, Estados Unidos se ve obligado a declarar el estado de DEF CON 2, hecho que no se producía desde la crisis de los misiles de Cuba en 1962.
  62. (2031) España legaliza el uso de la marihuana para fines terapéuticos. El número de pacientes diagnosticados con glaucoma asciende en un 7000%.
  63. (2037) “Ice Star” se convierte en la primera película de animación que se alza con el Oscar a la mejor película.
  64. (2033) Steve O ́Connell recibe el primer trasplante de riñón creado a partir de células madre embrionarias. Dos años después se suicidará arrojándose al mar en los acantilados de Moher.
  65. (2037) Coincidiendo con el centenario del Bombardeo de Guernica, el patronato del Museo Reina Sofía acuerda ceder temporalmente el Guernica de Picasso a la Diputación de Vizcaya. Durante los meses de julio y agosto puede verse expuesto en el Museo de Bellas Artes de Bilbao.
  66. (2032) El Ebro se desborda a su paso por Castejón causando 17 muertos, entre ellos el cónsul general de Camboya, que se encontraba en las inmediaciones en misión comercial. La zona es declarada catastrófica.
  67. (2031) Explota el transbordador espacial Columbia en las maniobras de reingreso en la atmósfera terrestre. Fallece toda su tripulación. La Comisión Investigadora determina como causa más probable del accidente la fusión del depósito auxiliar de combustible y su posterior deflagración.
  68. (2030) Contra todo pronóstico, Floyd Mayweather Jr logra retener a los 53 años el título de campeón superwelter versión WBA en un combate contra John Santana, nieto del guitarrista Carlos Santana. La victoria se dirime a puntos.
  69. (2034) El Banco de España sustituye el patrón oro por el patrón bimetálico de oro y plata.
  70. (2038) Sale a concurso público la licitación de las obras para la creación y acondicionamiento de una red de trenes metropolitanos en la conurbación del gran Logroño. El plazo de ejecución será de 5 años. La primera línea unirá El Espolón de la capital riojana con Bodegas Faustino en Oyón.
  71. (2033) Estados Unidos se ve obligado a cerrar su espacio aéreo en Hawái a consecuencia de la erupción del volcán Mauna Loa. La restricción de volar estará en vigor de febrero a septiembre.
  72. (2035) La OMS reconoce por primera vez al azúcar como una droga e insta a los gobiernos a tomar medidas y extremar el control sobre su uso en alimentación, especialmente en lo concerniente a los menores.
  73. (2032) El Ministerio de Cultura reabre al público general las Cuevas de Altamira 30 años después. Arrecian las críticas al descubrirse que el precio de la entrada durante el primer año será de 339 euros.
  74. (2031) Se desprenden un dintel y varias columnas del Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago durante sus obras de restauración. Construcciones Belarmino, responsable de su ejecución, así como su aseguradora, se declaran insolventes y evitan asumir el pago del desastre.
  75. (2037) La cepa O159:H9 de la Escherichia Coli causa una pandemia en Honduras, Belice y Guatemala. Los muertos se cuentan por millares. La ONU declara el estado de excepción en la región y asume el poder de forma interina hasta el fin de la crisis.
  76. (2035) Susan Albright se convierte en la primera mujer en ganar un Óscar al mejor director (por “El Legado de Judas”) y otro al mejor maquillaje (por “La Naranja Mecanógrafa”).
  77. (2030) Estalla el escándalo “Giacca”. La jueza Alaya condena a Manuel Rulfo, exministro de defensa socialista, por malversación de fondos públicos y apropiación indebida. Mediante un entramado de facturas falsas en la adquisición de uniformes para el Ejército de Tierra, el que fuera cabeza de lista por la provincia de Teruel en las elecciones de 2024 logró desviar a sus arcas particulares 2 millones de euros.
  78. (2031) Nace la Indicación Geográfica Protegida “Mazapán de La Rioja”.
  79. (2035) Un seísmo de magnitud 7,8 en la escala de Richter destruye en un 90% la Alhambra de Granada.
  80. (2039) Tras los Acuerdos de Livorno, cae el último muro que separaba Europa: Chipre vuelve a ser una sola nación.
  81. (2030) Un grupo de investigadores del Centro Superior de Investigaciones Científicas crea la primera impresora 3D a partir de piezas obtenidas íntegramente con una impresora 3D.
  82. (2038) Un Dalí se convierte en el cuadro más caro de la historia. En una subasta de Sotheby’s celebrada en Londres, un coleccionista anónimo paga 873 millones de euros por “Alucinación parcial. Seis apariciones de Lenin sobre un piano de cola”. Los medios especulan con la identidad del comprador. Todo apunta al Sultán de Brunei.
  83. (2032) Las denominadas “revueltas del pan” se llevan por delante al gobierno conservador de Polonia. Un aumento del 27% en el precio de la harina desemboca en violentas protestan que acaban con la dimisión en bloque del ejecutivo presidido por Lech Gombrowicz.
  84. (2033) El Gobierno de España da por finalizados sus acuerdos con la Santa Sede. Una vez finiquitado el Concordato, el Ministerio de Hacienda aumenta la presión fiscal sobre la Iglesia y (entre otras muchas cosas) el catecismo católico es expulsado definitivamente de la escuela pública. El nuncio papal abandona el país como forma de protesta.
  85. (2035) La Unión Europea normaliza la tensión de voltaje, la frecuencia y el formato de enchufe para todos sus países miembros, que deberán así adaptarse a lo descrito en el Reglamento 852/2035 de normalización del sistema de suministro eléctrico a más tardar en diciembre de 2041.
  86. (2039) Irán reconoce oficialmente al estado de Israel y abre su primera embajada en Jerusalén.
  87. (2031) El gigante de la alimentación PepsiCo, a través de su filial Lay´s, adquiere a la española Risi. Los Risketos pasan a denominarse Pandilla Riski.
  88. (2030) Bon Jovi y Bono (de U2) unen sus fuerzas para organizar el segundo Concierto Por Bangladesh. El evento solidario se retransmitirá para todo el mundo desde Hyde Park, en Londres. Participarán los citados Bon Jovi y U2, además de One Direction, Pink, Coldplay, Muse, Sofie LaJoya, Los Caños, David Guetta y un ya decrépito Noam Chomsky, que lanzará por videoconferencia un alegato final contra la pobreza.
  89. (2038) La Asociación Internacional de Ufólogos, una organización dedicada al estudio de avistamientos de OVNIs, acusa al ejército de Noruega de ocultar una nave espacial de procedencia no humana en el archipiélago de Svalbard.
  90. (2039) Shia Labeouf, otrora joven promesa del cine mundial, ocupa las portadas de las revistas más sensacionalistas al afirmar estar enamorado de una alpaca. Su familia decide ingresarlo en el Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York.
  91. (2030) La Unión Europea autoriza la primera variedad transgénica de naranjas. La OrangeLab contiene un 23% más de Vitamina C que su estándar patrón.
  92. (2031) Fernando Torres gana el Premio Planeta con su primera novela, “El Rey de los Camaleones”. Ambientada en el París de entreguerras de 1926, narra las peripecias de un antiguo monje franciscano reconvertido en ladrón de bancos y casanova ocasional. El jurado destaca el descarnado paisaje de la miseria humana que muestra así como el perfil psicológico de sus personajes.
  93. (2031) El Instituto Cervantes de Praga acusa a Carlos Ruíz Zafón de haber plagiado su última novela, “El Corazón Indómito”. Mario Benegas, director del centro, muestra pasajes de su propia novela “El Rufián con Mala Baba” (publicada en 2015; editorial Papel de Cebolla; ISBN: 978-84-15372-51-6) copiados literalmente por el escritor barcelonés. Todo se soluciona con un acuerdo extrajudicial cifrado en 8 millones de euros.
  94. (2032) Condenan a 3 años de inhabilitación a Patricia Botín, presidenta del Banco Santander, por el uso de información privilegiada en la adquisición de un paquete de acciones de Arcerlor.
  95. (2034) Naiara Anasagasti, hija del histórico dirigente del PNV Iñaki Anasagasti, se afilia al renovado Partido Popular y concurre como su cabeza de lista a la alcaldía de Bilbao.
  96. (2036) Un fallo de seguridad en el circuito de videovigilancia del museo de El Prado permite la sustracción de “El Triunfo de la Muerte” de Pieter Brueghel el Viejo. Los autores del robo, un matrimonio de jubilados belgas sin antecedentes, son detenidos en el aeropuerto de Bangkok cuando portaban encima documentación falsa y 2 millones de euros en billetes de 1000.
  97. (2032) Quiebra el Crédit Lyonnais, el segundo banco de Francia en cuanto a activos, llevándose por delante los ahorros de 1.500.000 de familias. El ejecutivo de François Gide solicita un rescate financiero al Fondo Monetario Internacional.
  98. (2038) Rusia abandona el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ante su negativa a conceder a India estatus de miembro permanente.
  99. (2030) Tras la denuncia presentada por Maribel Verdú, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Cuenca obliga a exhumar el cuerpo de Severo Ochoa para la realización de un test de paternidad. Las conclusiones del equipo forense encargado del mismo determinan un primer grado de parentesco entre ambos con una incertidumbre del 0,001%.
  100. (2033) Chile, pese a las presiones internacionales, aprueba la construcción de tres plataformas petrolíferas en el sector de la Antártida bajo su control. En palabras de Virginia Orozco, presidenta de la República: “Se pongan como se pongan, el suministro energético va a estar al margen de cualquier injerencia externa. La soberanía nacional no puede ser puesta en entredicho por potencias extranjeras. La época del colonialismo quedó felizmente superada. Éste es un tema que incumbe estrictamente a los chilenos. ¡Adelante con la patria! ¡Viva Chile libre!”.

Torre Eiffel en llamas

Mi experiencia con el Bodegón El Cid

El viernes de la semana pasada inauguré mi ciclo de cenas navideñas en el Restaurante-Bodegón El Cid (ojo, no confundir con el Mesón Cid). Afortunadamente no era de empresa. Todo colegas (10, de los de toda la vida). Llevábamos moviendo el asunto más de un mes. Tras dimes, diretes y menús imposibles, nos decantamos finalmente por éste. La relación calidad/precio, a priori, nos convenció. Por 28 euros ofrecían 3 entrantes, un segundo a elegir, vino cosechero sin límites, postre, café y chupitos.

La reserva la hicimos para las 22:30, por lo que quedamos un poco antes ahí mismo (además de restaurante, cuenta con barra de bar) para echarnos unas risas y unas cañas a partes iguales. Hacía tiempo que no estábamos todos juntos y había que ponerse al día. La noche prometía, así que tampoco nos importó demasiado que nos hicieran esperar para pasar al comedor.

Una vez sentados, lo primero que llama mi atención son las deplorables cestas de pan que nos han servido. No soy el único.

– Coño, en mi rebanada hay un colmillo de mamut.

Verídico. No es necesario el Carbono 14 para darse cuenta de que lleva congelado medio Holoceno. Puede que más. Incluso huele a permafrost siberiano. A través de sucesivas deposiciones fósiles en su miga podemos asomarnos a los últimos 10.000 años de nuestra historia. Ahí están los Cromañones, las pirámides de Egipto, el Imperio Romano, el Descubrimiento de América, el 12-1 a Malta…

Mal asunto cuando en lo más barato de la carta, el pan, andan con esas miserias. Pero bueno, démosle una oportunidad, que para eso hemos venido.

Llega el primer entrante: un par de ensaladas bajo la denominación genérica de “templadas”. Un término que esconde dos de los mayores cánceres de la nueva cocina. A saber: el rulo de cabra y la reducción de vinagre de Módena (también vale la de Pedro Ximénez: tanto monta, monta tanto). Que conste que no tengo nada en su contra (de hecho me encantan), pero ya cansa la proliferación excesiva de este binomio de carcinomas. Una plaga que asola los restaurantes patrios de baja y muy baja estofa. La nueva bicoca de los antros venidos a menos.

Me explico. Algún lumbreras debió pensar (ya hace un tiempo) que cualquier plato de saldo acompañado por este tándem ganaría inmediatamente, como por arte de magia, un aura de elegancia y sofisticación. ¡Todo mentira! Nada más lejos de la realidad:

– Camarero, el revuelto de urinarios de leprosería con pomos de puerta oxidados, ¿qué más lleva?
– Rulo de cabra y reducción de vinagre de Módena.
– Ah, perfecto, sírvame entonces 7. Y otro para mi hija pequeña con tuberculosis, pero el suyo con extra de óxido. Y si puede, le agradecería que vomitase encima.

Pues eso, la ensalada, templada y poco más. Para pasar página.

Sale el segundo entrante: un par de tablas de embutido… La familia bien, gracias. De medianías crudo-curadas y crudo-adobadas prefiero no hablar. Siguiente.

Tercer y último entrante: un par de platitos de setas a la plancha. El diminutivo de plato en realidad es un eufemismo que encubre un sello de loza. Un plato absolutamente enano. Y liso, no vaya a ser que se cuele alguna seta de más. He visto monedas de céntimo con más horizonte que su vajilla. Una cosa ridícula. Las raciones, se miren como se miren, son exiguas hasta para una huelga de hambre. Si fuesen venenosas por lo menos podríamos convidarles a los de la mesa de al lado. Pero ni en eso hay suerte.

Nos retiran los platos y pedimos el segundo. En mi caso cochinillo. Como la mayoría. Dos díscolos se decantan por entrecots, uno de ellos muy hecho.

Los cochinillos no tardan en salir. Uno de los entrecots tampoco. Del otro, el muy hecho, no hay noticia. Cuando ya hemos devorado medio cerdo, aparece una choni con un plato de rabo de toro. Su delicadeza y tacto recuerdan a un supositorio de piedra pómez.

– Toma, tu rabo de toro.
– Yo he pedido entrecot.
– ¡¿Cómo que entrecot?! Rabo de toro.
– No.
– Sí.
– No, entrecot, y además muy hecho.

Vamos, ninguno somos veterinarios ni folclóricas, pero sabemos diferenciar un entrecot de un rabo de toro.

Como no le queda otra, se lo lleva de muy mala gana; eso sí, dejando claro que la culpa es nuestra por renegar de su comanda. Faltaría más.

A los 3 minutos vuelve con un entrecot “muy hecho” pero a la vez muy crudo. Voilà. Un milagro cuántico que ni el Gato de Schrödinger.

– Perdona, pero lo he pedido muy hecho. Esto parece un banco de sangre. No me gusta con tanto Rh.

Aunque protesta, se lo lleva y regresa con otro entrecot. Esta vez no es que esté muy crudo, es que directamente tiene un ataque de hemofilia.

Ésta nos está tomando por idiotas. A alguno se le está inflando el escroto como una bombona de butano. El caso es que por no liarla ni quedarse descolgado de los demás, el afectado decide comer y callar. Si el lo quiere así, que así sea. Estamos de fiesta. No hagamos mala sangre, que suficiente tenemos con la del entrecot.

Llegan los postres. Un milhojas del tamaño de un mosaico bizantino (o una baldosa de gres), pero mucho menos sabroso. Se trata de un amasijo de azúcar refinado, merengue de ébola, crema de afeitar (otras versiones dicen que pastelera) y gluten difícilmente digerible incluso para el reactor número 4 de Chernóbil. Desde la máquina de vapor, la revolución industrial no había vuelto a acordarse de la repostería. Si algún día fueron caseros, ya ha llovido desde que los desahuciaron.

Yo no logro comerme ni la mitad. Afortunadamente aún quedan tragaldabas de verdad que no permiten que sobre nada. A mi derecha tengo sentado a un auténtico triturador de cocina. La envidia de todos los fregaderos de Dakota del Norte. Hace de mi postre su causa, y en un suspiro succiona 3 metros cuadrados de milhojas. Tiene el apetito de una Rowenta. Si lo llevase, me quitaría el sombrero.

Tocan los cafés y vuelve el show-time con la camarera choni. Aparece esta vez con una libretita donde toma nota de lo que queremos cada uno. Cuando lo tiene claro, no sin antes habérselo repetido varias veces, se va a prepararlos.

¡Que si quieres arroz, Catalina! Aunque no puede haber dudas, vuelve al minuto y toma nota de nuevo. Más vale prevenir que curar, debe pensar. Pasan 5 minutos y se presenta con una bandeja con los cafés. Cuando ha servido 2 se da cuenta de que algo está mal.

– Éstos no son vuestros, son de la mesa de al lado. Ahora traigo los que me habéis pedido.

Vuelve al medio minuto.

– ¿Cuántos descafeinados de sobre eran?
– Dos

Se pira y viene su compañero.

– A ver, que hay un pequeño lío aquí. Ya os apunto yo, ¿cuántos cafés queréis?

Se repite la cantinela, toma nota y desaparece en dirección a la cocina. Pasan 3 minutos. En su lugar reaparece otra vez la choni con una bandeja de cafés. Trae la mitad.

– Perdona, pero faltan los de con leche.

Pasan 4 minutos y esta vez acierta por casualidad. Aun así quiere dejar claro de quién es la culpa.

– Es que los habéis pedido mal, y además dos veces, porque mi compañero os ha tomado nota también.

Mira, pues te vas a la puta mierda y ya si eso nos mandas una postal desde allí. ¡¿Qué culpa tengo yo si en tu familia la endogamia es una tradición?! Si tienes alguna queja, háblalo directamente con tus padres-tíos y tus abuelos-hermanos, pero a nosotros no nos la cuentes. Aprende modales y cómprate un cromosoma.

Por si fuera poco, alguna de las mesas del comedor se ha puesto a cantar villancicos a todo trapo, con el consiguiente riesgo de que el Meteosat declare al restaurante zona catastrófica. El monzón que se avecina se presume de proporciones diluvianas. Se han venido arriba y no se callan ni protestándoles con un subfusil de asalto.

El café, a todo esto, sabe a intestino de yak. Y además aguado.

Para rematar la cena (o al comensal… porque no me queda claro) nos sacan una ronda de chupitos diversos. ¿Qué puedo decir? Poco o mucho, pero todo malo.

¡Cuánto daño ha hecho el Quimicefa! Aún seguimos pagando los excesos de una generación perdida. Niños que han crecido hasta convertirse en destiladores paupérrimos. ¡¿Pero qué coño lleva esta mierda?! A ver, ¿desde cuándo el Pacharán ocupa un lugar preferente en la tabla periódica de los elementos? ¿Y el plasma de mono babuino con aroma de licor de café? ¿Acaso el orujo de hierbas es un lantánido???? Mendeleiev, ebrio de asco, aún está revolviéndose en su tumba. Pura bazofia. Al primer trago ya he escupido dos.

Ah, y el vino… que aunque no he comentado nada, queda claro que fermentó en el mismo laboratorio clandestino que los chupitos. Envejecido en barrica de tablerillo. Como purgante tiene un pase, no digo que no, pero sabe asqueroso. Sale más a cuenta chupar unas pilas alcalinas, que son menos astringentes y gastan mejor bouquet. Además las botellas las han servido descorchadas, una cosa que me pone malísimo.

Pedimos la cuenta, pagamos y nos vamos de ahí. Las ganas de fiesta no nos las quita ni la amenaza de una tercera guerra mundial.

Conclusión: este no es lugar para la #gente10. No repito ni loco. Demasiado campeador para tan poco Cid

Firmado: El Subcomandante Farnsworth.

Imagen

Cómo reconocer un antro: indicios y certezas

  • Detalle de cerámica rococó: baldosa con inscripción “hoy hace un buen día, verás como viene alguien y lo jode”.
  • Barriles de cerveza vacíos atrezzando el baño de hombres
  • Cortinas impregnadas de aceite (cosas de tener la campana extractora colmatada con 5 cm de ácidos grasos saturados) como para freír una manada de búfalos.
  • Porra de madera con la leyenda grabada “aquí no se fía” (edición coleccionista “bares de carretera de la provincia de Cuenca”).
  • Reloj de pared de madera de Pacharán Etxeko.
  • Reclamo publicitario: “hay paella casera”. Según el ansia repostera del dueño, también tiene cabida un “hay flan casero”.
  • Banderín con la alineación del Atlético de Madrid el año del doblete; es posible que venga acompañado de una bufanda raída y descolorida que recuerde tamaña efeméride.
  • Cortina de tiras de plástico antimoscas a la entrada (DE CRACK).
  • Sillas bajas con respaldo a base de plastiquete trenzado con capacidad extraabsorbente para el sudor ajeno.
  • Mucho parroquiano con los dos primeros botones de la camisa desabrochados.
  • Saleros rellenos de granos de arroz para que “no se pegue” el contenido.
  • Un San Pancracio dirigiendo el cotarro sobre la caja registradora.
  • Cliente con zapatos de rejilla (un cláasico de la temporada primaver-verano del 76).
  • Cuchillos con el filo de una tijera de punta roma.
  • Vasos de duralex (lo mismo te sirve para servir un chato que para guardar fresca la dentadura por las noches). Muy importante: hilillo fósil de mistol resplandeciente con orgullo.
  • Conjunto de servilletero-carta_plastificada-palillero (imprescindible que los palillos no vengan envueltos y además sean de los planos: ideales para astillarse una encía o pillar el ébola por un uso inadecuado de la higiene por parte del anterior cliente).
  • Azucarillos cúbicos, nada de sobrecitos.
  • Camarero con los sobacos tomados por las Lagunas de Ruidera.
  • Vitrina para proteger los sobaos martínez de aspecto marmóreo que ofrecen sólo como desayuno.
  • Si el dueño ha leído algo sobre la nouvelle cuisine en el Marca, es posible que haya modernizado con “reducción de Pedro Ximénez” el 90% de sus platos (incluidos postres y el agua del grifo)
  • Tapete verde ochentero para las partidas de cartas.
  • Hucha en forma de cerdo para las propinas.
  • Camarero con mostacho nietzschiano y tendencia a afeitarse sobre un plato hondo.
  • Menú del día de ayer en el que “se me han acabado” o “no me quedan” los lomos de lubina. “Si acaso un poco de panga, que es parecido”.
  • Pesetas rubias y plateadas a modo de pitas y amarracos para el mus.
  • Cliente con bastón de madera acabado en dos modalidades diferentes:
    • Adorno de fantasía (pongamos como una gorguera) a base de flecos locos de cuero to´guapos.
    • Empuñadura de palanca de cambios de un SEAT 127.
  • Suelo alicatado con servilletas de papel transparente (cortesía del aceite de colza y la mayonesa de bote) hechas un ovillo.
  • Cocinera con una silueta tipo Pangea (o monocontinente) que siempre va en pantuflas.
  • Jamones colgados con esa especie de chirimbolos en forma de pirámide hueca invertida para recoger la grasa que sueltan los “ibéricos” de turno.
  • Colección de botes de cocacola vacíos con motivos de las selecciones de fútbol que participaron en el mundial de USA´94
  • Posavasos de pacharán Zoco.
  • Pastilla de jabón (nada de dispensadores) con bien de espuma reseca de la marca blanca de Heno de Pravia sobre una jabonera blanca en forma de esqueleto hueco (para que escurra) de pez.
  • Recorte de periódico regional con una reseña liliputiense y ambigua sobre el restaurante/bar en 1996.
  • Campaña de marketing agresivo: “los jueves pinta a precio de caña”.
  • Trapo húmedo para “ensuciar” la barra (también conocido como “brocha de salmonella”).
  • Pizarra para apuntar la porra del próximo clásico.
  • Cartel de toros de las fiestas de San Isidro de algún año indeterminado de la Transición.
  • Cocinero con pies-de-atleta por manos (“revuelto de hongos casero”).
  • Pegado a la caja, un calendario de mano de 2003 con una cara que en realidad es un conversor de euros a pesetas.
  • Insectocutor rebozado de varias generaciones de invertebrados; que cuenta, bien es cierto, con la inestimable ayuda de un matamoscas de plástico naranja con la forma de una mano.
  • Foto del dueño con algún famosete tipo David Bustamante o, mejor aún, David Civera.
  • Fotos de las fiestas de quintos de 1987.
  • Botella de anís del mono con el cuello petrificado por el azúcar enquistado.
  • Décimos de lotería del gordo de navidad en venta para sufragar el viaje de estudios del hijo/sobrino del dueño.
  • Aceitera con agua mineral de canilla.
  • Cartel reversible:
    • En verano: hay gazpacho fresquito.
    • En invierno: hay caldo caliente.
  • Vino de la casa “siempre descorchado”.
  • Cuenco con encurtidos (aceitunas, pepinillos, cebolletas y recortes de pimientos) flotando en un escabeche con pH próximo al sulfúrico.
  • Máquina tragaperras con taburete y prejubilado incorporados.
  • Microondas entronizado en la milla de oro de la contrabarra.
  • Panera de mimbre acumulando migas desde tiempos preconstitucionales.
  • Mantel de hule a cuadros con restos adheridos de todo el catálogo del menú.
  • Si el dueño es un aficionado a los deportes, el recuerdo autografiado de alguna leyenda noventera caída en el olvido:
    • Si lo suyo es el ciclismo, un maillot de, por ejemplo, Abraham Olano.
    • Si lo suyo es el fútbol, una elástica de Paco Buyo o Derticya.
    • Si lo suyo es el baloncesto, una camiseta de Jordi Villacampa o de los hermanos Jofresa.
  • Camarero con chalequito granate y esclava de oro de 18 kilates en la muñeca derecha
  • Rincón de la barra habilitado como revistero donde se acumulan suplementos dominicales y tomos caducados de las páginas amarillas.
  • Engañosa información temporal para prestigiar la larga tradición del local: “casa fundada en…”.
  • Cartel (en la pared que da a la calle) con el nombre del bar (normalmente “Casa+nombre de saldo”) con una foto gigante de una cocacola.
  • Verja plagada de pegatinas con los teléfonos de chapuzas disponibles las 24 horas.
  • Radiocasssette de doble pletina donde sólo se sintoniza Radio Nacional.
  • Ración de percebes-almejas-navajas “frescas” sobre lecho de lechuga iceberg del Carrefour.
  • Secador de manos con el motor de un Boeing 747; eso cuando no hay directamente una toalla de tela “granja escuela de ácaros”.
  • Huellas sebosas de dedos en los espejos de los baños.

Firmado: El Subcomandante Farnsworth.

Imagen

Comiendo hamburguesas de ternera argentina

Que los extremos se tocan es algo conocido por todos. Un hecho incuestionable y de probada certeza. Y da igual si hablamos de política, religión, salto con pértiga, medicina forense o cualquier otra contingencia de la naturaleza humana. Es una ley universal; y para muestra un botón: pongamos por caso el de la comida. Un asunto de sobra conocido por todos. Pues bien, sólo así se explica la paradoja del empacho menguante (tal y como la describieron los más prestigiosos oftalmólogos del Imperio Antrohúngaro): sentirse harto saciado y seguir con hambre. Os suena, ¿verdad? A mí me pasa, y me consta que no soy el único. Por mi experiencia tengo claro que la glotonería siempre es un punto y seguido. Qué culpa tengo yo de padecer un estómago con la elasticidad de un zepelín y las hechuras de Saturno. Máxime cuando comparten la misma holgura de cinturón… Para bien o para muy bien, mi apetito se ha convertido en un territorio en permanente litigio entre el exceso y lo superlativo.

Su último capricho son las hamburguesas de vaca argentina que venden en la Carnicería Rossana. A mi entender, un pedacito de cielo hecho carne (de hecho no os extrañe encontraros algún resto del Hispasat). Bocatto di Cardinale no apto para boludos. Sospecho que una cosa tan buena, por narices, tiene que ser ilegal o pecado: sólo la excelencia se merece la clandestinidad de lo selecto. De momento sobreviven en el cuasidesconocimiento general.

La verdad es que fue una suerte dar con ellas porque, igual que los grandes descubrimientos, éste también fue casual. La penicilina, el Nuevo Mundo, los Rayos X, las perchas, el video Beta, el cardado de pelo ochentero y ahora esto. Todo encaja. Llamadme paranoico si queréis, pero a veces me siento un instrumento en manos de la providencia. Un ángel exterminador con modales en la mesa… sigo, que me pierdo.

Íbamos buscando carne de Kobe. Un antojo (el de preñado ya estaba superado…). Nos habían comentado que ahí vendían solomillo y estábamos de un morro fino esa mañana que no nos aguantábamos. Yo me emociono con facilidad ( de hecho se me saltan las lágrimas de clorhídrico en los jugos gástricos con una facilidad pasmosa), así que mientras nos acercábamos podía notar el estruendo de un millón de mariposas aleteando en mi estómago. ¿Amor? No lo creo, más bien el rugido de un Boeing 747 llamando a las puertas de mi gusa. Cuando me entra el hambre, mis decibelios no conocen límite.

Uffff, pero menudo chasco cuando nos enteramos que hasta navidades no iban a traer (estamos hablando de mediados de octubre); ¡y con qué resignación tuvimos que aceptar el premio de consolación (así cualquiera se hace plañidera)! El Santo Job se lo hubiese tomado con peor filosofía. Pero nosotros no. Se iba a quedar sin comer Rita. Menos da una piedra. El caso es que de un plumazo dimos con todas sus existencias: no estaban al corriente de que un solo stock nunca es suficiente para la #gente10. Desde entonces hemos repetido muy pocas veces en comparación con las que hubiésemos querido: algún múltiplo del 23.

Hablemos entonces de las hamburguesas en sí, ¿qué se puede decir de ellas? Pues mucho, y además muy bien. Para empezar que están tremendas. Así, tal cual. Para qué andarnos por las ramas. Carne como mandan los cánones: asíntotas de calorías apuntando directamente al infinito.

Al corte, su tono rojizo recuerda a los mejores guiones de Tarantino. También a una golosina en manos de Hannibal Lecter. También a un Viernes 13 sin fecha de caducidad. Gore deluxe para Gargantúas inconformistas.

Ingredientes todos de primera calidad, nada de medianías. La excelente relación entre tocino y magro ya la quisieran para sí las dos Coreas. Ni sobra ni falta: se complementan a la perfección en una explosión de sabores capaz de redimir al más díscolo de los TEDAX. Hecha a la brasa incita a pasarse por la piedra (y la hulla, el lignito y la antracita…) al sexto mandamiento, y al código penal si es necesario.

Es más, doy fe de que sus hamburguesas encienden la libido por encima del punto ebullición (220º si hablamos del horno). El calentamiento local hace extraños compañeros de cama: la Pampa argentina y Stephen Hawking. ¿Raro? Por supuesto, pero sólo ellos son capaces de entender el agujero negro que se esconde tras mi digestión. Y es que con una no vais a tener suficiente. Ni siquiera con tres. Entran solas: al primer bocado la faringe deviene en teflón y no hay quien las pare. Puede que sean livianas como el plomo, sí, pero sólo para la báscula: en la boca sólo vais a notar cómo bailan un frugal tango con vuestras papilas; empeñadas, claro está, en repetir cuantos bises os permita la lista de la compra. Más vale que tengáis entrenadas las mandíbulas para el maratón que os espera.

Mi recomendación es pasar de mejunjes luciferinos (llámese ketchup, mostaza, aceite de colza o mercurio) y disfrutarla a pelo y con pan. No matemos su sabor, por favor. Si acaso con media huerta por encima: tomate, lechuga y cebolla (caramelizada a poder ser). El queso puede valer siempre que no sea del todo a 100. Prêt-à-porter sibarita para las hijas de Hamburgo.

Bon appetit.

Conclusión: un lujo omnívoro al alcance de cualquier bolsillo. No os las perdáis. Definitivamente las hamburguesas de ternera argentina de Rossana sí son para la #gente10.

Firmado: El Subcomandante Farnsworth.

Imagen

Ir a Foster’s Hollywood… y salir con hambre

Esta es una vieja historia.

Hacía tiempo que un runrún había tomado la ciudad. Un rumor que se había hecho con las calles y no las soltaba. En el trabajo no paraban de repetirlo. Doblabas la esquina y los abuelos ya no querían saber de las obras (qué mal ha hecho la crisis del ladrillo). En la radio no hablaban de otra cosa. Encendías la tele… y ahí estaba la mierda de Sálvame. No hablaban de ello.

Pero yo lo soñaba: “… … … no te puedes comer dos hamburguesas del Foster’s”. “NO TE PUEDES COMER DOS DEL FOSTER’S”. Como un mantra una y otra vez en la cabeza: “(…) no te puedes comer dos del Foster’s, no te puedes comer dos del Foster’s, no te puedes comer dos del Foster’s, no te puedes comer dos del Foster’s, no te puedes comer dos del Foster’s, no te puedes comer dos del Foster’s, no te puedes comer dos del Foster’s, no te pue…”.

Y yo, sinceramente, me reía. ¿Qué tienen de especial como para no podérmelas comer? Me reía… y mucho. Y claro, no te puedes ir riendo siempre. No hay mandíbula ni que decoro que lo aguante. Hay situaciones que, seriedad no sé si es lo que exigen, pero al menos sí que no te rías. Un entierro, una boda, una mamografía…
Cierto es que son dos hamburguesas bien grandes… pero lo buenas que están lo compensa todo. No hay miedo, HAY QUE HACERLO.

Comerse dos hamburguesas no es una cosa que se disfrute en soledad (Onán es más bien de digestiones pesadas) así que intenté convencer a un colega. Mis amigos se apuntan a bombardeo cuando se trata de comer; así que después de muchos amagos tras varias visitas al Foster’s Hollywood, por fin le convencí para hacerlo. Lo de las hamburguesas. Era el gran día… ¡nuestro Gran Día había llegado al fin! Tamaña hazaña necesita público, aplausos, emoción y un cierto grado de admiración. En definitiva: necesita de gente ante la que fardar un poquito y que extiendan la leyenda, que si no, no te creen. Fue anunciarlo y una marea de 4 personas se apuntó a acompañarnos. Pocos, sí, pero haciendo ruido ganan por goleada a cualquier tsunami conocido. Justo la clase de groupies que necesitábamos.

Nos sentamos y llega el momento de pedir.

– Que pidan ellos primero – digo, refiriéndome al resto.

Todos piden y el camarero se dirige a nosotros.

– A ver… hoy vamos a hacer algo un poco especial. Así que por eso pedimos los últimos para que no haya líos – digo yo.
– De acuerdo… Díganme.
– Bien… pide tú – le digo a mi colega.
– Quiero 2 Director’s Choice grandes, al punto con patatas fritas – dice
– OK – responde el camarero.
– ¿Verdad que no es tan raro que te pidan 2 por persona? La gente flipa por ahí con eso… – digo yo.
– No – contesta escuetamente.
– Ya lo decía yo… bueno, yo quiero también 2 Americanas grandes al punto con patatas fritas.
– OK – responde.
– Ha quedado claro entonces que él pide 2 y yo otras 2, ¿no? – digo yo
– Sí… ningún problema – finaliza el camarero.

Pues a esperar. Ese día tenía hambre. La gusa me recomía por dentro más que de costumbre. Me ardían las calorías. Así que “el reto” no peligraba.

Llegan las viandas… hamburguesas para todos. Y por supuesto llegan las 2 Director’s Choice. La carga es grande y la camarera no puede con todo.

– Ahora viene la tuya.

El plato impresiona, así que esperamos para hacer una buena foto de las 4 hamburguesas. Nosotros no lo hacemos todos los días. Parece que otros sí. 300 segundos más y no llega mi plato (en las Termópilas esperaron menos). Total, y como lo primero es lo primero (comer caliente, por supuesto) le digo a mi compañero que empiece, que ya vendrán las mías.

Y comienza, vaya si comienza… una cae bien rápido, antes de que llegue al estómago y empieza con la segunda. Yo ya estoy devorado por dentro y me empiezo a poner nervioso.

– Ahora viene lo tuyo – me asegura una camarera, aunque lo que yo quiero son mis platos.

La ingesta continúa… ahora ya parece que cuesta… que no entra tan bien. Sufre un poco con la segunda. A mí se me empieza a ir el hambre. Esto se está estropeando. Se me acerca una camarera y me pregunta:

– ¿Qué habías pedido tú?
– 2 Americanas grandes al punto con patatas fritas – ya me lo sabía de memoria.
– De acuerdo, voy a mirar.

Finalmente mi colega termina. Le ha costado. Un poco, tampoco os vayáis a pensar. Y yo sigo sin mi plato. Todos habían terminado ya. Y yo con mi mantelito huérfano de hamburguesas. Bueno… todavía podría comérmelas. Será por hueco.

– ¿Falta mucho? – le pregunto a una camarera que pasaba.
– ¿Qué has pedido? – me pregunta ella.
– 2 Americanas grandes al punto con patatas fritas – no se me había olvidado.
– Un momento, que lo miro – dice.

“Lo miro”… y nada. Porque pasan 10 minutos y nada. En ese momento la mala hostia ya me había llenado el estómago y la digestión no tenía pinta de ser ligera.

– Perdona, no me traigáis nada ya… no pienso cenar – le comento a una camarera que pasaba.
– ¿Qué has pedido? – de nuevo…
– 2 Americanas grandes al punto con patatas fritas, pero ya no las traigas.
– Un momento…

Un momento (largo)… y aparecen 2 hamburguesas. 2 que no había pedido. Yo creo que no eran grandes (el tamaño que yo había pedido) y encima llevaban queso. ¡QUESO! Cuándo es de sobra conocido la verdadera aversión que tengo yo por el queso.

– Toma – dice la camarera.
– No, no… llévatelas. Ya te he dicho que no iba a cenar ya. Y además no son las que he pedido… llevan queso.
– Un momento que te lo quito… – dice
– No, no – insisto.

Bueno, pues se lo lleva y vuelve.

– Toma.
– Que te he dicho que NO. Además yo no puedo tomar queso por mucho que se lo hayas quitado. Que no.

Y se las lleva. Ya está… zanjado… al menos no me voy a llevar un mal rato. Me han jodido con lo del reto del Foster’s.

Pero no… hay más. Aparece la encargada. Hemos ido muchas veces y nunca la habíamos visto. Pues existe.

– Hola señor. Siento mucho el error. Si lo puedo subsanar – comenta.
– Hola. No, la verdad… ya han terminado todos de cenar… y a mi ahora ya no me apetece – respondo; en realidad sí me apetece, qué coño, pero para cojones los míos: que no me toreen.
– Mira, es que tenemos un cocinero nuevo y se han hecho un lío con la comanda. Como aparecían más hamburguesas que personas, se ha hecho un lío.

¡UN MOMENTO! ¿Entonces es verdad que no es tan común lo de las 2 hamburguesas por estómago? ¡HOSTIAS! Pues al final sí que esto tiene valor. Y eso que el camarero decía que sí, que era normal… ¡HOSTIAS! A ver si el camarero NO SE HA ENTERADO DE ABSOLUTAMENTE NADA… ¡HOSTIAS! ¿De nuevo estrenando cocinero en otro sitio? Estrenamos más cocineros que pantanos el Régimen. No, si al final hasta me van a poner a dieta.

– Ya pero… – intento decir yo.
– Mira, hacemos una cosa… yo te traigo un costillar que no me cuesta nada y cenas – propone ella.

¡OJO! Es el plato más caro de la carta y además había ganas de probarlo desde hace tiempo… ¿qué hago?

– No, no, no…

¿HE DICHO NO? ¿¡¿¡¿Pero qué coño me pasa?!?!?

– … mira, hoy habíamos venido a hacer algo especial. Él se comía 2 grandes y yo otras 2 grandes. Y no ha podido ser. Teníamos mucha ilusión con esto, llevábamos mucho tiempo queriendo hacerlo, pero finalmente no hemos podido.

Parece menterio que haya sido tan lapidario… pero estaba bien jodido.

– Lo siento mucho, de verdad – dice ella con la cabeza baja y la vergüenza en las antípodas.
– Bueno, no pasa nada. Otra vez será – corrijo yo, con un tono mucho más amable.
– Si te puedo invitar a algo… – ofrece ella.
– Bueno, pues a lo que me estoy bebiendo ya que lo había pedido… – digo yo.
– De acuerdo y de nuevo, lo siento – termina la encargada.

Nos sacaron la cuenta, invitaron a unos cafés, pagamos y nos fuimos. Con un sabor agrio y algunos un poco empachados. Nos tomamos algo en un bar y terminé cenando en La Bocatería de Guille “un-salchicha-bacon”. Todo un clásico también de otras noches amargas de nocturnas salidas. Me costó, porque el bocadillo acabó nadando en frustración: a mis jugos gástricos a veces les da por la tragicomedia.

El reto hasta hoy está maldito. Tampoco tendría mucho sentido intentarlo. Ya estaba visto: se puede. Es como decirle a Sergei Bubka: “¡eh Sergei!, ¿a qué no saltas ese bordillo?” Absurdo.

Algo de razón tienen los sabios cuando dicen: “NO TE PUEDES COMER DOS DEL FOSTER’S”.

Advertencia: LAMENTABLEMENTE Foster’s Hollywood ha cerrado. Habíamos vuelto muchas veces más a Foster’s Hollywood. Era un sitio muy del gusto de la Gula insaciable y de las cosas bien hechas. Esto sólo fue un hecho aislado. Deseando una pronta reapertura en la cercanía geográfica guardaremos 2 horas de digestión por tan desafortunada pérdida.

Firmado: Lawrence Sarabia y El Subcomandante Farnsworth.

1461091_10201004436334498_1553914901_n

Comiendo en Las Tejas

Los retos son para los valientes. Al menos eso dicen. Sea cierto o no, yo también pienso lo mismo. Por eso prefiero ir a tiro hecho. Paso de complicarme. Riesgos los justos… y los experimentos con gaseosa. Incluidos los de la cocina, donde últimamente veo mucha tontería. Demasiada. Un porrón. No entiendo a dónde nos quieren llevar. A este paso van a acabar exigiendo 6 meses de prácticas en el CERN sólo para poder encender la vitro. Se les ha ido la olla (por no decir el 99% del menaje) y ya huele. Nitrógeno líquido, reducciones, flavorización, maridajes imposibles, cocción a baja temperatura… Que conste que no tengo nada en contra de los platos rococó y minimalistas del Bullí (en todo caso hambre), pero personalmente me quedo antes con una tasca de las de toda la vida, donde antes que una estrella michelín, te sirven un par de huevos fritos flotando en un mar de triglicéridos.

Canela fina para las arterias. Terrorismo mediterráneo contra la dieta. Sí, lo que ellos quieran, pero a mí me encantan. Las nanomierdas, por muy deconstruidas que vengan, no van conmigo. Porque una cosa os voy a decir: cuando se trata de comer, y además bien, yo siempre me muevo en la escala de los quintales métricos. Liliput para los liliputienses. Las raciones con la talla de un paramecio me tapian directamente el píloro. Yo lo que quiero es comer de verdad, ¿tan difícil es?

Normal entonces que le tenga tanto cariño al bodegón Las Tejas (Calle de Saturnino Ulargui, 8), el garito del que toca hablar hoy. Un antro sin concesiones a la sofisticación. Como a mí me gusta. Porque, seamos sinceros, Las Tejas es a la nouvelle cuisine lo que el ladrillo caravista al gótico flamígero. A castizo sólo le gana la bota y el corquete. Adelante pues con él…

El local es un homenaje barroco a tiempos pretéritos. Caducos. Probablemente preconstitucionales. Me estoy refiriendo a los de La Pepa, por supuesto. Un endemismo más propio de calendarios pasados. Letrero luminoso preconstitucional. Mesas preconstitucionales. Barra preconstitucional. Taburetes preconstitucionales. Cartas preconstitucionales. TDT preconstitucional. San Pancracio preconstitucional… ¿Todo preconstitucional? Claro que no, el baño es la excepción que confirma la regla: en su caso es inconstitucional. Pero para gustos ya están los colores. Así, donde los maledicentes ven falta de higiene, los entusiastas del bífidus encuentran la forma de ahorrarse unos yogures.

Y si no, oye, que no pasa nada, más oligoelementos; y encima gratis. No nos vamos a poner ahora tiquismiquis. Se come uno sus escrúpulos y así no pide postre. Que además tampoco es que sea necesario. Un plato combinado resulta más que suficiente. Independientemente del saque que tenga cada uno, irá bien servido (os lo dice alguien a quien le ha salido un codo de tenista en el estómago…). La variedad es limitada, pero no defrauda en ningún caso. El lomo, los filetes, las chuletas, el huevo y las patatas, así como las posibles combinaciones entre ellos, forman el esqueleto del menú. Como se ve, las vitaminas están de más. Igual que cualquier recomendación de la O.M.S. (e incluso de la O.T.I. y la U.E.F.A.). Los bocadillos de embutido y la casquería completan la carta. No hay sitio para las florituras. Eso sí, todo casero y muy bueno, que no se diga. Ah, y generosos con las medidas. Nada de racanerías.

Vayamos con el factor humano… Regentan Las Tejas Ana (por tal la tienen los parroquianos) y un señor de bigote. Este último presumo que es su marido o un guardia civil de paisano. Está un poco gordo (así como un Tejero pasado de forma), pero es buena gente. Los dos. Nobles y campechanos en el trato y las distancias cortas. No son los reyes del mambo pero se agradece su cercanía (aunque sin tocar, eh). Cualidad ésta que no es tan fácil de encontrar. A poco que hayáis salido, os habréis dado cuenta de que la hostelería moderna está llena de rencorosos sin carné de manipulador.

Los precios están a la altura de la calidad. Bajo mi punto de vista, una excelente relación. Platos asequibles para todos los bolsillos sin tener que poner a prueba la elasticidad de la cartera. No te vas a llevar ninguna sorpresa con la cuenta, si acaso alguna agradable. Y con un poco de suerte hasta te cae una pedrea.

Conclusión: aun con sus sombras, que son muchas, las luces compensan cualquier reticencia que se pueda tener. Definitivamente Las Tejas sí es para la #gente10.

Firmado: El Subcomandante Farnsworth.

Imagen

“¿Quién Mató a Bambi?” en Cines Yelmo

Ayer fuimos al cine. A ver una comedia española. Sí, era gratis. De repente aparecieron unas invitaciones para ver “¿Quién Mató a Bambi?” y allá que nos plantamos en los Cines Yelmo (Logroño). Casi sin peinarse.

Tiempo hacía ya que no entrábamos en el cine y más sin pagar, así que me planteé coger algo de beber y de comer. Es jueves y ya casi todo vale… Ya sabéis qué opinamos de la Gula. 7,45 € el combo más pequeño. ¡Hostias! Como si hubieran traído la Coca Cola en barriles Brent. Oro negro y maíz de los dioses. Menos mal que estuvimos atentos a las ofertas para compartir. Al menos las palomitas estaban buenas… y casi ni llegaron al comienzo de la película.

Cogimos un buen escaño. Y nos arrimaron para caber todos bien. La sala se fue llenando y los únicos que se perdieron las sesión, creo yo, fueron los ministros. A ver si el problema del cine al final va a ser el precio…

Poco a poco se acerca el momento más tenso: el inicio de la proyección. Ese momento en el que sabrás si has tirado tu dinero y tu tiempo. ¡Cómo si no fueran hoy en día la misma cosa! Y es que la calidad técnica de los cines brilla en la ausencia. Desencuadres, desenfoques, sonido inaudito o bombillas decrépitas son situaciones comunes. Si la película es de estreno, aún más. Y estábamos en un preestreno.

No defraudaron. Comienza la proyección y una amalgama de colores fucsia y verde me recuerdan que me había dejado el Almax Forte en casa. Del sonido mejor ni hablar… ni ellos tampoco.

quien mato a bambi

– La han puesto en 3D en vez de en Digital – comenta una ávida espectadora.

A los 3 minutos paran… 2 más para solucionarlo y volvemos a empezar. Se apaga la luz y suenan aplausos.

– ¡No aplaudáis todavía! – grita un lúcido espectador.

Se equivocaba. Esta vez lo habían solucionado.

Durante la proyección volví a descubrir un curioso fenómeno: “La Risa A Destiempo”. Es la suma de risas producto de situaciones facilonas mientras se muestra indiferencia ante brutales sutilezas. Os pongo un ejemplo Real: un tiro en el pie. Tal cual. Lo que produce una sonora carcajada en toda la sala. Los juegos inteligentes de diálogo no quedan a la misma alteza para el público. División de opiniones.

Voy a ser honesto: la película me gustó. Así es. La trama tenía a veces tintes de películas de Tarantino o de Ritchie y eso siempre se agradece. Pero sobraban cosas. Más que las que faltaban. Es cine español y desgraciadamente todos sabemos de qué hablo. Ya somos casi todos mayorcitos.

Veredicto: si no tienes nada mejor que hacer, plantéate ir. Si es gratis, ve.

Firmado: Lawrence Sarabia.

Mi experiencia con el Leuven

Hoy tocar hablar de mi experiencia con el Leuven, un restaurante-cervecería (así lo anuncian) situado en el nº4 de la calle Albia de Castro. Junto a la pista de hielo.

Llevábamos ya varias semanas queriendo ir, pero por una causa u otra (principalmente porque dista bastantes millas de nuestra zona habitual de digestiones), no pudo ser hasta el viernes pasado, 8 de noviembre.

El local en sí no tiene nada destacable. Carne de cañón para los restaurantes de barrio. Lo típico: barra, tirador de cerveza, vitrina con pinchos de saldo, zona acondicionada para mesas, tragaperras con jubilado de serie, un par de teles abonadas a todos los partidos del plus… Ni chicha ni limoná, pero dan de cenar y nos apetecía probar un sitio nuevo.

Aparecemos por ahí a eso de las 21:45. Pedimos mesa para 9 y nos la dan sin tener que esperar. De momento empieza bien la noche. Un punto positivo para la camarera. Acechamos la carta (en la línea de los dni´s plastificados) y enseguida lo tenemos claro: nos da igual mientras sea mucho. Más que otra cosa tenemos hambre.

Optamos por unos platos combinados (atrezzos de plancha con guarnición de patatas) y unos entrantes: mejillones con tomate, chorizo a la sidra y puntillas. Ya estamos babeando.

Pasan 10 minutos. Pasa un cuarto de hora. Pasan 20 minutos. Pasan 25 minutos.

– Tarda mucho, ¿no?

– No sé qué pensar, a Marco le costó menos encontrar a su madre. Igual les ha salido un Apenino en la cocina.

Empieza a cundir el pánico. A ver si aún nos quedamos sin cenar… Hay miedo. Mucho miedo. La gente se viene abajo. Alguno incluso ha empezado a autofagocitarse. Como no se den prisa, peligra su brazo izquierdo.

Afortunadamente llegan las puntillas y el chorizo a la sidra. Justo a (des)tiempo. Visto y no visto. No necesitamos ni respirar: con tragar es suficiente. Nos duran un suspiro. Es noche de plusmarcas, y los premolares tienen contra las cuerdas a Usain Bolt.

Pasa media hora. Pasan 35 minutos.

–  Creo que los venusianos han tenido que abducir al cocinero.

–  Yo diría que sí, porque a mí se me está formando un Expediente XXL en el estómago de flipar. Estoy que me como encima.

No es el único. Al del brazo izquierdo sólo le queda ya el codo. El cúbito y el radio resultan demasiado tentadores.

Pasan 40 minutos. Pasan tres cuartos de hora. Salen los mejillones. Se acaban los mejillones. Pasan 50 minutos. Pasan 55 minutos. Pasa 1 hora y por fin la camarera nos sirve los platos. Bueno, todos menos uno. Pero ya volveré a esto último, que tiene enjundia.

– Ya perdonaréis por haceros esperar, chicos, pero es que se nos “atascado” la cocina –ese es el término que utiliza.

¡¿Cómo que atascado, esto qué es?! Ni que fuese una letrina. ¿O es que los de Roca ahora se dedican a vender fogones? No entiendo nada. Coño, que freír cuatros huevos, un par de filetes y unas patatas no puede costar tanto. Y si no que se agencien un fontanero de pinche; que se busquen la vida, pero a mí que no me la cuenten.

Encima la espera no ha merecido la pena. Un desastre. Los huevos están sin cuajar: en el plato sólo hay una gelatina transparente manchada de naranja. Las patatas son de las congeladas, y gracias. Los filetes están secos. Sequísimos. Tal que macerados en el Kalahari. He visto alpargatas más jugosas. Además tienen el grosor de un sello. Parecen papel de Biblia, y la Epístola a los Corintios no compensa la falta de  magro. Menuda mierda.

Otros se encuentran peor papeleta. O directamente no la encuentran…

– Perdona, que falta mi plato.

– Ay –la camarera en pose afectada-, pues no hay más, ¿qué habías pedido?

– Un combinado número 2.

– Perdóname pero no nos hemos dado cuenta. Ha sido un error. Si me das un momento ahora te lo preparan. No nos cuesta nada.

Caras de circunstancias. Si tenemos que esperarle a cenar, nos da la primavera. Eso si aún le quedan días al calendario gregoriano. Yo, por mi parte, quiero dormir en casa: no he traído tienda de campaña y no me apetece hacer noche aquí. Por suerte no hace falta intercambiar palabras. Ha quedado claro y la respuesta es tácita: amablemente se invita a la camarera a que le busque mejor acomodo al plato en su colon. Será suficiente con que cada uno donemos al afectado un poquito del nuestro (del plato, no del colon…)

Tras el reparto, malcenamos cabizbajos lo que nos queda a cada uno. Pasa una hora y veinte. Vuelve la camarera.

– Ay, me sabe mal lo del plato –que conste que a mí el mío también-, ya perdonaréis. ¿Postre vais a querer?

Ummmm. No niego que la idea de absorber un flan con nata me atrae, y mucho, pero no es cuestión de cogerse una excedencia en el curro para saciar un capricho. En septiembre agoté todos los días libres que me quedaban, así que no puedo permitírmelo.

Mejor declino la oferta. El resto opta por lo mismo. Sólo queremos irnos de ahí. En su defecto pedimos la cuenta, pagamos sin propina y nos largamos bastante cabreados. También hambrientos. No es para menos.

Conclusión: el Leuven no es lugar para la #gente10. Por más que se empeñen, con paciencia no llena uno el buche. Así que no nos esperen más, que suficiente lo hemos hecho nosotros.

He dicho.

Firmado: El Subcomandante Farnsworth.

Posdata: El ser humano es extraordinario. Puedo dar fe de ello. Aun en los peores momentos siempre queda sitio para el optimismo y los optimistas. Qué sería de nosotros sin ellos.

– Esto ya sólo lo puede salvar un chocolate con churros. Vamos, ¿quién se apunta?

Iluso… Pero eso ya es otra historia. En concreto ésta… https://cazadoresdeantros.wordpress.com/2013/11/12/mi-experiencia-con-el-calenda/

Imagen

Mi experiencia con el Calenda

Os pongo en situación. Viernes noche. Acabamos de cenar (mal, pero eso ya es otra historia) y se nos antoja un chocolate con churros. Así, a lo loco. Llámese capricho. Llámese en todo caso gula. Hay que tener en cuenta que nuestro apetito siempre se guarda un fondo famélico para estas contingencias. Los entendidos hablan de “estómago del postre”. No seré yo quien les lleve la contraria. A mí me sobran dos.

El caso es que después de recorrer varias chocolaterías con infructuoso resultado (el invierno acecha, y las 23:45 en noviembre no invita a que sigan abiertas…), nos topamos con el Calenda (Calle Portales). Un garito que lo mismo te sirve desayunos que cenas o copas. Estilo modernista. Muy art nouveau. Ornato del todo a cien y bohemia de baja intensidad. Pero tienen chocolate con  churros, que es de lo que se trata. Qué más podemos pedir…

Tomamos asiento y nos cogen nota: 5 chocolates, un café con leche y media docena de raciones de churros. Cero miserias. Mejor que sobre a que falte.

En 5 minutos ya nos los están sirviendo en mesa. La bandeja es recibida entre sonrisas cómplices a la par que mórbidas. No es para menos: las raciones son generosas y hay hambre.

Mierda, ¿por qué dura tan poco la alegría en la casa del pobre? Sin tiempo siquiera para pontificar un que aproveche, salta la alarma.

– “Estos churros huelen a pescado que echan para atrás. O a calamar frito. No hay quien se los coma.”

En efecto, un quórum de pituitarias corrobora que tienen más omega 3 que un banco de caballa.

– “Yo paso, que se los tome Rita.”

Ella no lo sé, pero para el esófago de alguno ha sido demasiado tarde. Les ha podido el ansia. Ande o no ande (nade, más bien…), siempre bocado grande.

– “Bueno, es que tampoco está tan mal… el chocolate lo disimula… casi ni se nota.”

Claro, eso debió pensar Ahab cuando se quedó sin pierna. Ahora que lo pienso, me pregunto si será cosa de la justicia poética el que nos hayan servido un pedacito frito de Moby Dick. Sin duda alguna, no. Sólo es fruto de la tacañería y el hijoputismo. Así es (y somos) la gente.

Por más que la glotonería llama a mi puerta, no me atrevo a probarlos. Esa clase de experimentos mejor se los dejo a Cousteau, que de esto sabe más. Para digestiones pesadas prefiero otro tipo de leviatanes, aunque me salgan más caros.

Con un cabreo más que evidente requerimos la presencia del camarero y le hacemos notar que los churros atufan a algún tipo de fauna marina sin determinar (taxón arriba, taxón abajo, seguimos con la duda del pescado o los calamares). Carajo, ¿pero a quién se le ocurre freírlos con redes de arrastre? Hay que ser subnormal. Si se enteran los del Rainbow Warrior, clausuran el local por saltarse cuantos tratados existan sobre la pesca de los grandes cetáceos. Y además merecidamente.

– “Pues en la cocina me dicen que no creen haberlos hecho en aceite de pescado.”

Me importa una mierda lo que crea el Capitán Pescanova. ¿Es que soy tonto o qué? Resulta evidente que nos la han querido meter doblada (y además con puntillas). Supongo que no tendrían más aceite que el que les ha sobrado de la cena, y se han pensado que no nos íbamos a dar cuenta. O las han mezclado sin importar el resultado. Si cuela, cuela, y si no se la pela.

Lo que más me fastidia es que nos tomen por idiotas. Y por ahí sí que no.

Joder, es que saltaba a la vista (y más a la napia) que eso apestaba a pescado. Manda cojones que te lo nieguen delante de ti. Hostia, que en esa freidora perfectamente podría hacer escala la Copa del América. Bueno, eso si se lo permite el Kraken que habita en las profundidades de su resistencia eléctrica.

Por supuesto nos fuimos en ayunas aunque sin pagarlos. Dicho todo esto, ¿recomendaría a alguien los churros del Calenda (y en general cualquier cosa de su carta)? Sí, pero siempre y cuando su intención sea la de regalar una caja de supositorios defectuosos a su peor enemigo.

El Calenda definitivamente no es lugar para #gente10.

Firmado: El Subcomandante Farnsworth.

Imagen