Sobre nosotros

#Gente10

Este blog (órgano oficial de expresión de la #gente10) nace con vocación de servicio: la de poner el dedo en la llaga. Me explico. ¿Quién no se ha sentido alguna vez molesto, engañado o sencillamente timado cuando le ha tocado comer fuera de casa? No hay padrón que no rebose de esta clase de estafados. ¿Cuántas veces se acude a un garito (antro, tasca, choza de la comida…) con ganas de jarana y, sin llegar al postre, ya te han cortado el rollo y la digestión? Me faltan dedos en el barrio para contar las respuestas. Eso cuando no directamente te han emplatado un parte médico por obra y gracia de Urgencias. Aunque a éstos mejor buscarlos en las esquelas…

Pues hasta aquí hemos llegado. Basta. El problema es que lo del condensador de fluzo va para largo, así que sólo nos queda la pataleta y el berrinche a posteriori. Pero aquí es donde entramos nosotros, los cazadores de antros: desfacedores de entuertos, socorro de viudas, auxilio de huérfanos, martillo de herejes, portavoces del decoro y la buena mesa. Cual modernos quijotes con adsl, no habrá molino ni plato combinado rancio que nos amedrente.

Allí donde la cuenta presente más erratas que un memorando de Bankia, se alzará nuestra voz. Allí donde la salmonella impere en su reino de mayonesa, estará nuestro dedo acusador. Allí donde el servicio confunda la dignidad con la flema, no será ciega la justicia. Allí donde chapen con oro la cesta del pan, nuestra indignación se tomará la palabra por su cuenta. Allí donde sirvan gato por liebre, nos uniremos a la protectora de animales. Allí donde… bla bla bla…

Casi que paro el carro. Me estoy mareando. ¿A quién pretendemos engañar? La verdad es que todo eso requiere demasiado esfuerzo, y he de reconocer que la pereza es nuestro tercer pecado capital favorito. Así que mejor que lo hagan otros, ¿no? Por nuestra parte nos conformamos con tomarnos con filosofía nuestras razzias gastronómicas y haceros copartícipes de ellas con un poquito de humor. Tanto de las buenas como de las malas. Nos sobra con pasar un buen rato y compartirlo con vosotros. Quien no ríe no mama; y os aseguro que a lactantes no nos gana nadie.

Ya de paso os iremos contando (también criticando) todo cuanto se nos vaya ocurriendo. Ya sea acerca de un restaurante, una tienda de ultramarinos, una película albanokosovar, el último disco póstumo de David Bisbal, un lanzagranadas o un fin de semana de retiro espiritual.

Que haya suerte.

Firmado: El Subcomandante Farnsworth.